Foro del servidor de rol de Neverwinter Nights - Reinos del Caos
 
ÍndiceGaleríaRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Cadenas de Seda

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Anciek



Mensajes : 4
Fecha de inscripción : 14/06/2017

MensajeTema: Cadenas de Seda   Miér Dic 06, 2017 1:42 pm

Nombre: Ayassa el Sala ibn Fashad ibn Sahid (Auténtico nombre Mayit Badawi)

Raza: Humano

Sexo: Mujer

Procedencia: Kharid

Oficio: Mercader, Mercenaria, Asesina, Traficante, Esclavista

Descripción Física: Ayassa es una mujer de espléndido físico, con un cuerpo delgado pero en forma y curvas típicas de su etnia, un largo, suave y cuidado pelo negro que le llega hasta las nalgas, un rostro de ángulos suaves y redondeados que enmarcan unos ojos esmeralda y una pequeñas sonrisa pícara que porta siempre casi como una máscara.


Su tez bronceada casi dorada hacen resaltar sus tatuajes en tinta negra y roja que trazan su cuerpo como si fuese el lienzo de un pintor, varios tatuajes de corte tribal se entrelazan entre su cuerpo subiendo desde las extremidades por el cuerpo cubriendo todo el torso y la espalda con intricadas formas geométricas que abrazan su cuerpo.


Gusta así mismo de adornar la piel que lleva al aire cuando viste sus escasas y provocativas sedas (normalmente púrpuras y doradas) con brazales de oro que resuenan al caminar así como una gran cantidad de piercings tanto en las orejas, nariz, labios, en el ombligo y probablemente más sitios donde no se pueden ver.



Descripción Psicológica: Ayassa es un cúmulo de problemas psicológicos, una bomba a punto de estallar que se mantiene hacia delante gracias a su enfermiza ambición y la voluntad de mover montañas con un palillo si hace falta para conseguir lo que pretende.

Desde niña Ayassa supo que estaba rota al percibir como todos se comportaban entre si, como respondían al cariño de sus padres cuando les era otorgado o como la gente se preocupaba por otros cuando se hacían daño...de todas maneras ella era la que prefería hacer daño.

Incapaz de sentir empatía por ningún ser vivo, con un amplio espectro de tendencias sádicas, narcisismo rayando la megalomanía y absoluta paranoia cuesta comprender cual es el objetivo final de una persona así para comportarse de una manera tan dócil y amable con las personas que ella misma desprecia.

Trasfondo: Cuando años después la ahora llamada Ayassa intentó buscar una justificación a su forma de ser intentó volver atrás, a su no tan tierna infancia, en busca de los traumas y la justificación que otras personas siempre tienen listos para causar lástima a aquellos a los que hacen daño.

Ella no era como los demás, no necesitaba excusas ni las tenía y estaba orgullosa de su forma de ser y de vivir pero no obstante le gustaba recordar sus humildes orígenes que daban a su historia justo el marco perfecto.

Mayit Badawi nació de las piernas de su Cuerpo-Madre hace 22 años, 4 meses y 22 días en una tienda de pieles junto al Oasis de Bakharu a varios kilómetros de distancia de la capital y con la suerte de tener unos progenitores capaces con influencia dentro del propio clan. Ella era una sanadora experta en el uso de ciertas hiervas para curar las heridas o tratar los males del calor y la arena así como una profusa hacedora de venenos, él uno de los cazadores más experimentados del clan utilizaba su arco de hueso como si fuese una extensión de él.

Ambos deseaban un descendiente varón y Mayit fue una leve decepción para ambos que trataron de no transmitir a su hija aunque ella lo supo bastante temprano. La niña sabía cosas que no debería saber desde muy temprana edad, nunca pensó como alguien de su edad siempre viendo el egoísmo en los actos de los adultos y sus mentiras como si fuese un pez escondiéndose en las claras aguas del arrollo.

Los seis primeros años de la niña Mayit fueron poco notorios, caminar por los mares de arena por la mañana, formar campamento por la tarde, cenar con su familia tras un día vacío y quizás algún golpe de su padre si este estaba frustrado o borracho pero se disculpaba al día siguiente como si hubiese hecho algo malo. 

Ella habría hecho lo mismo, pero sin dejar marcas en la cara.

Pero gracias a la voluntad de los Dioses su vida cambiaría a mucho más interesante tras esos seis años de prisión tediosa, el clan Badawi había entrado en una poderosa deuda con un mercader de Kharid y este pensaba recuperar su deuda con intereses, varias mujeres y niños fueron entregados a este mercader como pago con la posibilidad de recuperarlos en el futuro cuando la suerte del clan mejorase.

Mayit fue una de las que marcharon con los esclavistas para trabajar con Sahid al Hasaf el mercader que era ahora su propietario. Esta sería la penúltima vez que vio a sus padres, sus rostros bañados en lágrimas por la tragedia de ver a su hija partir como esclava. 

La última vez que Ayassa vio a los que en otra vida fueron sus progenitores ellos lloraban sangre.

Mayit en seguida entendió su nuevo rol perfectamente, tan solo tenía que servir y sería libre algún día trabajando de manera eficiente y siendo la mejor de todas. La niña aprendió todo lo que pudo del mercader que la malcriaba por sus crecientes capacidades, aprendió cambio de divisas, beneficios comerciales, contabilidad, como comportarse con clientes y proveedores, como pedir las deudas y que la Reputación y la Confianza son las dos herramientas más poderosas del mercader.

Con catorce años Mayit había aprendido todo lo que veía útil del viejo y gordo Sahid y había ahorrado una cantidad considerable de dinero descuadrando las cuentas y vendiendo algunos productos por encima del beneficio oficial que Sahid recibía. Un día el viejo mercader empezó a sentirse mal por algo que había comido y decidió quedarse en cama, el segundo día se retorcía de dolores por culpa de su estómago, el tercero su cuerpo dejó de funcionar y murió bañado en sangre, vómitos y heces.

A Mayit le hubiera gustado que Sahid supiera que era ella la que le había envenenado pues le habría traído cierta satisfacción personal, pero un Cuerpo es un Cuerpo, se mueva o se quede quieto y se amonestó a si misma por querer sentir satisfacción de una cosa como ello.

Los negocios pasaron a manos de Fashad ibn Gadir ibn Cidri, un señor comercial más interesado en las armas y los soldados que en la venta de especias, drogas y  sedas que era el campo de Sahid, dejó que tales negocios funcionasen solos pero se llevó con él a una joven muchacha a la que había seducido, de cuerpo casi adulto y ya buena vista y muy entregada en los juegos nocturnos que aprendía con adecuada ansia y sumisión. 

Mayit consiguió a su nuevo patrón.

De Fashad aprendió a usar las armas y las armaduras, se fijó como entraba a sus hombres, como los comandaba y como los motivaba y lideraba. También aprendió todo lo que pudo de estrategia militar y de intendencia viendo en ello un negocio de extrema importancia en el mundo y el punto débil de la mayoría de los comandantes. También la joven muchacha aprendió de él y de su harem las artes de la Medianoche así como la felicidad de los estados alterados de mente, hasta ese momento Mayit solo había vendido ese tipo de sustancias y jamás se imaginó lo divertidas que podían ser.

Con dieciocho años Mayit por fin había alcanzado la edad adulta según las leyes de Kharid y podía ser una persona responsable de si misma sin necesitar tutela de ninguna persona si hubiese sido una persona libre, tras repasar durante varias semanas todo lo que había vivido y aprendido decidió que era el momento de dar el siguiente paso. El mismo día que Mayit compraba su libertad con todo el dinero por el que había trabajado, robado y asesinado Fashad moría en un trágico accidente de caza cuando su caballo se tropezó junto a un barranco y ambos cayeron por él para no ser vistos nunca.

Con el dinero que le quedaba contrató a parte de los hombres de Fashad y marchó a destruir su antigua vida. Las esclavas que vinieron con ella cuando fue vendida sufrieron de los más variados y nefastos destinos apareciendo entre las calles y portales de la ciudad. El clan Bawadi fue atacado por bandidos y sus muertes fueron tan terribles que los guardias que los encontraron dijeron haber sido devorados por demonios de la arena, los padres de Mayit Badawi fueron encontrados partidos a piezas en las puertas de Kharid, cortados con intento y precisión según los sacerdotes que atendieron tales restos, también se supo que había sido hecho mientras continuaban con vida.

El mensaje había sido entregado a las gentes que podían sentir interés en el destino de la última Badawi y también había sido entregado a los que pudieran ser socios comerciales de una joven muchacha de pelo azabache.

Mientras marchaba hacia el frío norte Ayassa el Sala ibn Fashad ibn Sahid tramaba, pensaba y maquinaba pensando en como efectuar el Paso Dos.
Volver arriba Ir abajo
 
Cadenas de Seda
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» FONDOS DE ESCRITORIO DE 4 PUERCOS TEAM
» Dudas en el equipo overdrive
» Winter Mod For 1.3.1
» Lista de bichos
» Respaw de mostruos

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Reinos del Caos - Servidor de Rol de NWN :: Rol :: Génesis de los Héroes-
Cambiar a: