Foro del servidor de rol de Neverwinter Nights - Reinos del Caos
 
ÍndiceGaleríaRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Beleriand Tyr'loren - Determinación inquebrantable.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Beleriand



Mensajes : 1
Fecha de inscripción : 08/11/2017

MensajeTema: Beleriand Tyr'loren - Determinación inquebrantable.   Lun Nov 13, 2017 7:29 pm

Edad: 80 años
Raza: Elfo Solar
Clase: Mago
Deidad: Kravas y Bor
Ocupación: Consejero
Alineamiento: Legal Maligno
Beleriand Tyr'loren
"El consejero. El oscuro"

Descripción física

Beleriand es un elfo que destaca entre sus congéneres con un metro ochenta y cinco de altura. Su complexión es esbelta y se podría considerar incluso atlética teniendo en cuenta el escaso tiempo que emplea a ejercitar su cuerpo en comparación a lo que se preocupa por su intelecto. 

Su cabello es oscuro con cierta tonalidad azulada, largo hasta caer como una cascada por debajo de la altura de sus hombros, liso y bien cuidado. Suele llevarlo recogido bajo su característico sombrero, e incluso en las escasas ocasiones en las que no porta el sombrero prefiere llevarlo recogido por comodidad.

Suele observarlo todo con unos ojos azules penetrantes que parecen dos orbes gélidos. La mirada suele ir acompañada de un rostro serio y tranquilo, aunque no es raro encontrar todo tipo de miradas de desdén acompañadas de sonrisas irónicas y mordaces cuando la situación le insta a ello.


Descripción Psicológica

Sería sorprendente que alguien que haya pasado por lo que ha vivido Beleriand no tuviera algún tipo de problema mental sin embargo, lo cierto es que no parece tenerlo lo que no deja de ser una gran actuación.

Posee una visión totalmente cruda y pragmática de la vida. Sus padres murieron por un simple puñado de monedas, obviando la parte más primitiva y básica que le tocó padecer a su madre y él fue testigo de todo eso de primera mano moldeando una mente receptiva, algunos dirían que retorciéndola hasta un punto que sería difícil de imaginar por alguien que se encuentre con su habitual forma irónica y condescendiente de tratar con la mayoría de sus interlocutores.

La vida ha demostrado que la ley que impera es la del más fuerte, aunque no debe ser fuerza física necesariamente y gracias a su salvador descubrió que él podía llegar a convertirse en alguien realmente poderoso si era capaz de aprender rápido y mantenerse atento a su entorno hasta el grado de la paranoia en ocasiones.

De cara al público parece ser alguien tranquilo y paciente a la par que mordaz pero su verdadera naturaleza no es ni de lejos la que muestra. Su naturaleza elfa puede hacer parecer, a ojos menos longevos que su calma es imperturbable pero la realidad es que su mecha es bastante corta y cuando esta paciencia se agota da paso a una ira sádica, cruel y, en la mayoría de casos, fatal para los que se encuentran presentes.

Sumamente leal a su círculo más cercano, pero sin ningún atisbo de remordimiento ni valoración por la vida, libertad y bienestar ajeno. Sería capaz de hacer lo que fuera necesario para lograr sus objetivos siempre sujetos a los fundamentos y bases de su propio código moral, que por desgracia no cuenta con demasiados apartados.

Manipulador e insidioso se dio cuenta temprano de que las buenas palabras y la cordialidad, aun fingidas, podían abrir numerosas puertas y le podían conceder un poder distinto en según que tableros por lo que trata de mostrarse amistoso durante los primeros instantes de un nuevo hasta que se puede hacer una idea de hasta que punto le puede resultar útil.

Analítico por naturaleza procura pensar cada paso que da y cada acción con calma. Observa el entorno y las personas que lo ocupan como si colocara piezas sobre un ajedrez, estudiando cada posible movimiento hasta donde le resulta posible y tratando de anticiparse a todo. Algo que no siempre termina bien, como terminó pasando con el destino de Viktor.


Historia



Malos tiempos le tocó vivir a Beleriand Tyr’loren. No le gustaba regodearse en la autocompasión, pero este era un pensamiento que solía correrle por la mente en momentos de soledad y reflexión. ¿Cómo habrían sido las cosas si hubiera nacido cinco mil años antes? ¿Se encontraría en una posición semejante a la que ocupaba en el presente? Tal vez no. Tal vez sería mejor, o tal vez sería peor. 

Su vida había sido un cúmulo de lecciones bien aprendidas que le habían conducido hasta el lugar en el que se encontraba. Siempre había escuchado al mundo decir que la madurez era algo que llegaba con la edad sin embargo Beleriand sintió que esta había llegado cuando un grupo de matones degollaron a su padre por unas pocas monedas frente a la atenta mirada de su madre y la suya propia. Antes de hacer lo mismo con su madre, no obstante, decidieron divertirse un poco más no conformándose con acabar con su vida sino destruyendo todo lo que era ella cuando aún respiraba. Finalmente, con todos los placeres saciados decidieron que el mocoso no valía la pena y ninguno tenía ganas de ver correr más sangre. 

Solo y perdido vagó sin rumbo por un mundo del que nunca le habían enseñado nada bueno. Un mundo lleno de dolor, odio y resentimiento. Entre todo ese cúmulo de sufrimiento y perdición apareció una figura en apariencia compasiva. El actual cabeza de la familia Von Krieger. Probablemente este viera una oportunidad en el elfo, tal vez una inversión, fuera como fuera lo acogió en su casa y le cuidó como si se tratara de un miembro más. Rápidamente se dio cuenta de que su inversión podía dar más frutos de los que podía haber esperado en un principio cuando el elfo dio señales de tener facilidades a la hora de absorber todo tipo de conocimiento y saber. Cuando finalmente descubrió también sus capacidades para la magia arcana solo le faltó gritar eufórico para sus adentros. 

Con el tiempo el actual patriarca alcanzaba el final de sus días para ser sustituido por su hijo Viktor, con el que se había criado desde antes de que hubiera alcanzado la madurez por lo que prácticamente se habían criado como hermanos. La lógica y las capacidades hicieron que cada uno adoptara su lugar de forma natural y sin ningún tipo de roce en el proceso. Viktor asumió el liderazgo de la familia Von Krieger y Beleriand se sentó a su derecha como consejero. Una de las principales características de su raza, la paciencia y la templanza, eran algo que se había mantenido intacto en su carácter a pesar de las circunstancias y era algo que siempre venía bien como voz que instaba a la prudencia. Hacían un equipo perfecto, la clase de buen equipo que hacen dos personas sumamente ambiciosas, pero con objetivos no enfrentados, sino complementarios. La ambición de Beleriand era la magia y con esta resultaba más útil para los Von Krieger. Los objetivos y deseos de Beleriand eran algo que ni siquiera el padre de Viktor había sido capaz de discernir jamás.

El tiempo siguió pasando y con él llegó Erwin, el hijo de Viktor. Cuando este nació gran parte de su educación y tutela pasó a convertirse en una de sus funciones. El nuevo Von Krieger no mostraba demasiado interés en lo arcano pero si en otras cuestiones más orientadas al belicismo. Se preocupó por enseñar al pequeño todo lo que hacía falta para que en su dia pudiera ocupar el puesto de su padre pues esta era la mejor forma de poder continuar con sus propios objetivos. Hasta que todo cambió. Todo cambió y tuvo que tomar la decisión. ¿Debía seguir con los Von Krieger o seguir su propio camino ahora que estos habían dejado de ser tan útiles como lo fueron en otros tiempos?

A dia de hoy continúa con Erwin. Lo más factible sería pensar por lealtad pues la conveniencia en el presente es dudable pero quien sabe si hay algo más.
Volver arriba Ir abajo
En línea
 
Beleriand Tyr'loren - Determinación inquebrantable.
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Yelmo, Deidad Intermedia
» Hay Posivilidades de que se Habra el Castle Siege.." ??? Para KOLO !! :D

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Reinos del Caos - Servidor de Rol de NWN :: Rol :: Génesis de los Héroes-
Cambiar a: