Foro del servidor de rol de Neverwinter Nights - Reinos del Caos
 
ÍndiceGaleríaRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Algunos apuntes.... (Diario de Dorian Elisnor)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Kafciel

avatar

Mensajes : 17
Fecha de inscripción : 24/05/2017

MensajeTema: Algunos apuntes.... (Diario de Dorian Elisnor)   Dom Nov 05, 2017 8:15 am


(Nota: Esta "hoja" será usada para dar a conocer el personaje de manera off-rol. Mientras que el resto de entradas serán utilizadas para la redacción de sus vivencias on-rol)

Información basica.

Nombre: Dorian Elisnor
Sexo: Masculino
Edad: 16-20
Lugar de origen: La isla del este, concretamente en las cercanias a Kaito.
Creencias religiosas: Simpatizante con "Lira, la dulce"
Ascendencia:  Lanthoriana. 
Nacionalidad: 
Isleño y Ahystor (Concretamente de Leryathen)
Idiomas:  Isleño y común

Apodos:  Ha sido llamado "Zanahoria" tanto por amigos, como enemigos.

Descripción física  (Breve): "Se puede observar que Dorian goza de un atractivo sin igual, un mentón cincelado, pómulos firmes y suaves, labios en forma de un pequeño corazón,, una nariz recta y fina, y unos ojos de color azul marino que  parecen dar la mejor de las miradas. En cuanto a su cuerpo este se encuentra completamente marcado pero sin llegar al extremo, se le ve bastante ágil y dando por hecho que es un cuerpo atlético aunque pareciera que su función es más estética que proporcionarle una gran fuerza. Las proporciones de su cuerpo son de alguien delgado pero manteniendo un buen volumen es sus músculos para coordinar con su altura (1.83m)".
Volver arriba Ir abajo
Kafciel

avatar

Mensajes : 17
Fecha de inscripción : 24/05/2017

MensajeTema: Re: Algunos apuntes.... (Diario de Dorian Elisnor)   Dom Nov 05, 2017 8:26 am

Musica para ambientar:
 

Nota: Este relato es usado para justificar la ausencia que ha tenido el personaje en los meses pasados, asi mismo como introducción hacia los cambios que tendrá este.

Un tiempo fuera….

Ha pasado tiempo desde que dejé Zanundor, nunca supe más sobre Rissel, Laia, o incluso ese sujeto Alexander. Quiero creer que lograron conseguir el hurto del navío, pero solo los dioses y sus habilidades pueden garantizar eso.  Tras haber llegado nuevamente a la isla un pequeño aire nostálgico me recubrió el cuerpo, sin duda el lugar no había cambiado casi nada, la gente vivía de lo que podía ya que las tensiones de una nueva guerra estaban presentes, el rostro de las personas se veía bastante “apagado” los pocos que sonreían lo hacían más por costumbre ya que sin duda sus ojos demostraban que no pasaría algo bueno en la isla en un largo tiempo.

Al caminar un rato llegué a la “pequeña” casa de mis padres, sin duda estos me recibieron con entusiasmo y tras ello comenzamos a charlar. Ellos me contaron como las tenciones en la isla habían crecido pero también se habían abierto nuevas oportunidades para extranjeros, ladrones, mercenarios o cualquier oficio en su mayoría, del mismo modo me contaron porque me encontraba en la isla, la verdad es que simplemente había viajado aquí porque me sentía “vacío” pero eso solo era una excusa para mí mismo, sinceramente no tenía motivos para estar en la isla y el haber dejado a mis antiguos “compañeros”, lo único que se me ocurrió decirles fue que era para pulir mi entrenamiento y algunas habilidades, sin duda alguna me había centrado demasiado en los estudios de la medicina y del comercio ya que esta dos cosas me serian de gran ayuda ahora que viviré en la isla un tiempo.

Habían pasado unos días o quizás semanas de mi estadía en la isla, la verdad es que había perdido la noción del tiempo debido a que había logrado contactar con la antigua cofradía, lamentablemente no logré localizar nuevamente a los practicantes de la “sombra” así que tuve que entrenarme por mi cuenta.  Me la pasé realizando trabajos  para la cofradía de ladrones, falsificación de documentos, extorsiones, robos, asaltos a caravanas, realmente nada fuera de lo usual hasta que mis conocimientos en la medicina lograron llamar la atención de un samurái, el cual era un pequeño señor con apenas algunas hectáreas de tierra bajo su comando …. Este se me acercó cuando yo realizaba mi labor a un ciudadano moribundo, después de todo tenía que tener algo con que disimular. Al acercarse el Samurái se mostró arrogante pero del mismo modo su rostro mostraba algo de desesperación, me ofreció un puesto en su “ejercito” si es que lo pueden llamar así… El cual me ofrecía un trato bastante justo o incluso un poco más que eso, ya que me permitiría tener estadía en su “palacio” con sirvientes personales, paga, comida y entre otras cosas, a cambio yo tendría que prestar mis servicios como curandero a sus hombres los cuales parecía que solo se mantenían vivos de los conocimientos más básicos y su alimentación tampoco era la mejor, vamos que había tipos más delgados que yo y eso que yo solo saque el cuerpo por estética. Al hablar un rato con el “señor feudal” le dije que consideraría su oferta, al final parece que la desesperación de este le hizo ordenar que sus hombres me apuntaran con sus katanas, yo solo esbocé una sonrisa y simplemente comenté  “Tu mismo mataras al único curandero que esté dispuesto a unirse a tus filas en varios kilómetros” al escuchar esto el Samurái soltó un leve gruñido y solo me dijo que me estará esperando al siguiente día para darle mi respuesta, tras esto le ordenó a sus hombres apartarse y yo seguí mi camino.

Cuando ya habia llegado a mi hogar decidí ayudar a preparar la cena junto con mi madre, sin duda esa mujer siempre me había dado el cariño y apoyo que un hijo podría desear, aunque tampoco dejaré a mi padre ya que el me ha enseñado lo básico para sobrevivir. Ha decir verdad me sorprende como dejaron su vida clandestina a un lado aunque tampoco se olvidan de ella, para poder darme una vida “normal” aunque al final de cuentas parece que terminé siguiendo sus pasos. Era la hora de la cena y mientras disfrutábamos una clásica comida isleña les comenté a mis padres sobre la oferta que el “gran” señor me había ofrecido, estos como me esperaba solo sonrieron y dijeron “Sabemos que sabrás manejarlo, además es una buena opción para ganar algo de renombre” esas últimas palabras sin duda lograron jugar con mi mente, sin duda el sujeto era un samurái bastante mediocre pero la isla era gobernada por un estricto código de honor y aunque fueras el peor noble siempre se te tendría respeto, así que trabajar como el único curandero me ayudaría a encontrar nuevas “fronteras”. Tras terminar la cena decidí ir a mi habitación, me recosté en la cama y decidí darle lectura a los estudios sobre el comercio y las sombras, para al final detenerme a mitad de esta para solo sonreír y decir en mí mismo que aceptaría la oferta del tipo.

Al dia siguiente me levanté a primera hora tal cual como había acordado con el Samurái, las puertas de su vivienda que sin duda se asemejaban más a una hacienda que a un palacio se abrieron, al dar mis primeros pasos fui recibido por la servidumbre, en su mayoría eran mujeres bastante jóvenes, quizás de mi edad o unos años mayor pero ninguna parecía “madura”. Estas me llevaron hasta la sala donde el señor feudal se encontraba y al notar mi presencia solo me dio otra mirada con seriedad y desesperación, yo simplemente me arrodille y agaché mi cabeza recitando el típico juramento de un vasallo hacia su señor, al terminar solo levante mi mirada con una media sonrisa dibujada en mi rostro para mirar al samurái, el tipo se encontraba aliviado y sin duda alegre de haberme tenido en su “ejercito”, me había dicho que comenzaría a trabajar la siguiente mañana pero la verdad es que no quería desperdiciar tiempo y me dirigí a tratar a los heridos, estos se encontraban con las heridas bastante infectadas, con mucha suerte y un uso de todos mis recursos logré salvar las extremidades de todo esos, sin embargo su recuperación seria lenta. Al terminar los sirvientes llamaron a su señor para que vieran mi progreso este asintió satisfecho y yo simplemente le di la sugerencia de que debían cambiar sus hábitos alimenticios, el sujeto no lo dudó un momento y como si yo le hubiera dado una orden, él ordenó que sus lacayos consiguieran lo necesario para la recuperación de los heridos y de los soldados que podían pelear, se necesitan soldados fuertes y nada mejor que una dieta adecuada.

Había pasado ya un tiempo, algunos meses pero no creo haber llegado ya al medio año desde que estoy en la isla, siendo sincero yo mismo me he sorprendido por la facilidad que he escalado desde mi llegada, aunque como me dijeron mis padres “La isla tiene demasiadas oportunidades” y sin duda así lo fue, mientras mi trabajo como curandero era apreciado por el pequeño señor, también logré destacar a la hora del comercio, sin duda los “tasadores” si es que así se podrían llamar…. Hacían un pésimo trabajo a la hora de conseguir productos y sin duda alguna la mayor parte de los ingresos que recibía el señor se gastaban en el mantenimiento y cambio de armamento para su pequeño ejército, esto sin duda dejaba los otros aspectos con un presupuesto bastante corto o casi inexistente hasta que un día decidí intervenir en una de las transacciones…… El proceso fue tan bien que los beneficios habían sido tan altos desde hace unos años  afirmaban los consejeros, esto hizo que otro interés despertara  dentro de “mi señor” dando una “carga” de trabajo extra.

Al haber sido “ascendido” como uno de los tasadores oficiales, mi interacción con la burguesía y otros pequeños nobles había crecido de manera considerable, sin duda alguna me lograba enterar de todo tipo de movimiento económico realizado por los clanes rivales y aliados,  debido a toda esta información que ganaba mientras realizaba los negocios y también de la que obtenía de manera “prestada” ayudó a colocar al señor que le ofrecía mis servicios en una posición mucho mejor de la que estaba, si bien aún no destacaba su situación había mejorado, sus hombres se encontraban mejor armados y saludables, sus tierras llenas de campesinos y el poblado a cargo de el lucia reluciente. Aunque no todo era bueno, sin duda el hecho de que un señor comenzara a ganar poder hacia que otros clanes se sintieran celosos, enviando tanto saboteadores como asesinos para acabar con sus movimientos, la ventaja es que yo ya me había mezclado con gente similar por lo cual me fue fácil interceptar varios atacantes y algunos logré capturarlos con vida, otros decidían quitarse la vida antes de traicionar a su señor…. Sin duda demostrar más de mis habilidades habían hecho más confidente mi patrón por lo cual me daba total autoridad de estar sin vigilancia o acceder a ciertos lugares donde solo podían entrar otros nobles en su “palacio” esto me resultó de gran ayuda aunque quizás la protección extra nunca me hubiera venido mal…..


“Tras haber pasado un par de meses más, Dorian había logrado entablar varios acuerdos comerciales, transacciones, he incluso compra de pequeñas parcelas de tierra, esto le había hecho ganarse una pequeña reputación y una aun mayor para su patrón. Aunque sin duda esto lo hizo un objetivo clave para todos los señores rivales que sin duda no se beneficiarían ante un samurái menor que estaba empezando a ganar “territorio” sin darse cuenta. Aunque debido a que Dorian había ganado la confianza de poder cuidarse el mismo había desarrollado una confianza demasiado grande olvidando que al final era un simple hombre y por mucho que se entrenara siempre es bueno tener alguien que te cuide la espalda y más en un lugar como en la isla donde los asesinos suelen ser de los mejores, debido a esto un descuido por parte del pelirrojo terminó dejándole una herida de la cual ni la magia de los sacerdotes podrían hacerlo recuperarse de ella”


Última edición por Kafciel el Miér Nov 08, 2017 8:53 am, editado 2 veces
Volver arriba Ir abajo
Kafciel

avatar

Mensajes : 17
Fecha de inscripción : 24/05/2017

MensajeTema: Re: Algunos apuntes.... (Diario de Dorian Elisnor)   Miér Nov 08, 2017 8:49 am

Musica para ambientar:
 

Nota: Desde esta entrada se comienzan a relatar las vivencias actuales de Dorian (Con un poco de historia del pasado de por medio)


Amnesia



No sé por dónde empezar….. Ni siquiera sé si en verdad está pasando esto….  Me desperté en un lugar al cual nunca había visto en mi vida, tampoco es que me resultará extraño pero la mayoría de las decoraciones tenían simbología de una deidad en particular “Lira, la dulce” ¿Cómo es que termine ahí?, bueno la verdad es que no tenía idea alguna, cuando me levanté lo primero que me di cuenta era que estaba desnudo del torso, al menos quien quiera que me trajo aquí no era un completo pervertido….  Un fuerte dolor me recorría la cabeza del mismo modo varias imágenes pasaban por mi mente, no tenía idea de lo que se trataba solamente las imágenes seguían fluyendo en mi mente pero no recordaba ninguna de estas o al menos no claramente…. Al llegar a un espejo solamente me mire fijamente en él, pareciera que no pudiera recordar gran parte de mi vida…. Por alguna razón también me fue complicado recordar mi propio mi nombre, sin duda la desesperación se apoderaba de mí, solo quería romper el espejo que estaba frente a mí, hasta que escuche como la puerta se abría y alguien entraba.

Dos mujeres entraron a la habitación donde me encontraba, ambas resultaron ser bastante agraciadas, me parecían bastante exóticas como si hubieran sido de otra tierra que no fuera la isla, simplemente se acercaron y me tomaron de los brazos, sus manos eran más finas que las de las hijas de los samurái sin dunda estaba en un lugar de adoración hacia Lira. Ambas me hablaron de una manera dulce y amable para tranquilizarme, lo cual lo lograron y logre liberar tensión en mi cuerpo,  al tomar asiento ambas me explicaron que fui llevado a la capilla donde me encuentro por unos ciudadanos del pequeño pueblo cercano, me explicaron que fui envenenado mediante el disparo de un dardo, al escuchar esto lleve por instinto una mano a mi cuello ya que ahí fue donde este impactó. Me explicaron que el veneno del dardo estaba impregnado por una sustancia que no estaba registrada por los libros de herbolaria del mismo modo este llevaba restos de magia…. ¿Pero por qué alguien me haría algo así?. Resulta que las mujeres me explicaron que el veneno del dardo me ocasionó una Amnesia, y que si no hubiera sido tratada por la magia divina esta hubiera terminando haciendo que hasta olvidara mi nombre e incluso ocasionar otros trastornos como la demencia…. La muerte no parecía mala opción ante esas prestaciones.

Solamente me quede callado unos momentos al escuchar esto, tras ellos levante la mirada ante las sacerdotisa y pregunte sobre la situación en la que me encontraba, al parecer su magia había frenado el avance y curado un poco los restos del veneno, sin embargo la mayoría de mis recuerdos más antiguos e incluso algunos recientes habían sido borrados, eso explica el porque tengo esas lagunas mentales, yo simplemente suspiré temiendo que mis conocimientos por la medicina o el arte de la sombra desaparecieran, por mi suerte o quizás porque Lira se apiadó de mi resultó que recordaba la perfección como tratar a un herido he incluso el manipular las sombras, las sacerdotisas me dijeron que era una bendición por parte de su diosa y yo pensé en una simple teoría “El talento no tiene porque estar ligado a la experiencia” quizás no tenga mucha lógica pero lo tuvo para mí en ese momento. Me entregaron las pertenencias que llevaba y si no fuera por los documentos que cargaba no hubiera recordado a que señor servía, pero al parecer este me daba por muerto ya que había pasado una semana desde que estuve bajo cuidado en la capilla.

Me quedé un par de días más en el monasterio en lo que recuperaba las funciones de mis extremidades, como había dicho antes pareciera que la amnesia no me había hecho olvidar el cómo pelear pero de igual manera se sentía “incompleto”, era como si nunca hubiera practicado y simplemente pudiera realizar los golpes y piruetas. Mientras terminaba mi estadía en la capilla más lagunas mentales llegaban a mi cabeza, estas me mostraban estructuras occidentales, personas con estos rasgos, armas similares, como si ya hubiera viajado a un lugar similar pero no lograba recordar por mucho que lo intentara viéndole el lado bueno pareciera que lograba recordar mi vida en la isla al menos los hechos  “recientes” también me encontraba aliviado porque no me había olvidado de mis padres, no sé qué haría si no pudiera reconocer a mi propia familia. Era de mañana y había decidido partir del monasterio la verdad es que me sorprendió que las sacerdotisas no hayan tomado el oro de mis pertenencias como pago a lo cual me llevó a preguntarles “¿Por qué lo hicieron?” su única respuesta fue “Lira te ha bendecido, como no ayudarte?” esto último mientras me miraban de arriba abajo, al parecer Lira me había ya salvado la vida dos veces, aun así decidí dejar la mitad de lo que llevaba encima como donación, no podía irme sin más las sacerdotisas solo sonrieron y aceptaron las monedas yo me despedí de ambas y comencé a viajar hacia la casa de mis padres.

Tras haber pasado unas horas en caravana por fin había llegado a mi destino, aceleré el paso para llegar rápidamente a mi antiguo hogar y al estar frente a la puerta un escalofrió me recorrió el cuerpo haciendo pensar varias veces “¿Qué tal si en verdad no los recuerdo?” “¿Me habré confundido?” estas preguntas fueron las que invadían mis pensamientos durante unos momentos, solamente negué esto y decidí llamar a la puerta……. En el momento que se abrió logré reconocer a esa mujer sin duda alguna, solamente la abracé y una risa de alegría se me escapaba, el hombre que bajaba las escaleras de la segunda planta también lo reconocí sin ningún problema, desde luego ambos me vieron extraño y tras recuperar mi postura pedí hablar con ellos.  Mientras charlábamos ambos mostraron un semblante de preocupación pero se veía alivio en sus miradas estaban felices de que no me hubiera pasado algo peor, pero también me dijeron que no era seguro de que me quedara en la isla ya que en cuanto descubrieran que seguía “intacto” volvería a por mí yo solo asentí ante esto y mi padre me pidió que lo siguiera hacia un pequeño escondrijo que cubría la alacena al abrirlo me dijo “Tu mismo nos enseñaste este lugar, nos pediste que guardáramos tu dinero, y ahí lo tienes”, yo solo quedé un poco perplejo ante lo que veía era una buena cantidad de oro como para empezar de buena manera en otra tierra, ellos me explicaron que yo ya había estado lejos de la isla específicamente en Zanundor no quisieron darme más detalles pero no los culpo solo tratan de protegerme. Como última instancia me quede un par de días más antes de partir “nuevamente” por lo que me dicen mis padres hacia Zanundor


Volver arriba Ir abajo
Kafciel

avatar

Mensajes : 17
Fecha de inscripción : 24/05/2017

MensajeTema: Re: Algunos apuntes.... (Diario de Dorian Elisnor)   Dom Nov 12, 2017 8:27 pm

Musica para ambientar:
 
De regreso


Bueno, tras unos cuantos días de viaje parece que volví a poner pie en las tierras de Zanundor. Arribé  en el puerto de la ciudad de Ahystor, era como si ya conociera con la palma de mi mano esta ciudad. Mientras exploraba sus alrededores varias lagunas mentales aparecían por mi cabeza provocándome un leve dolor debido a que estas eran bastante extensas, incluso algunos transeúntes me preguntaron si me encontraba bien, cuanto mas exploraba e indagaba con los ciudadanos para conocer mejor la zona estos me comentaban que el lugar más frecuentado por viajeros o cualquier sujeto que se haya llamado Aventurero era en Heystad, la villa dorada, tras conocer esta información decidí unirme a una caravana que se dirigía precisamente a la villa, la protección nunca está de más.


Al llegar a la villa sin duda me pareció de lo más pintoresca parecía que había una fuerte presencia de parte de Ahystor en ella, cuando me concentraba en indagar sobre la villa me encontré con todo grupo de personas, matones, aventureros, arcanos, bardos, vividores, pero lo que más me llamó la atención fue el ver un pequeño grupo de personas las cuales dialogaban tranquilamente. Al acercarme mi primera impresión fue de una “grata” sorpresa….. Una mujer oriental vestida como una viuda, un par de elfos, un enano y una mujer gato…. Para mi suerte estos no les importó que me uniera a su conversación, aprendí muchas cosas por la zona pero a veces tenía que frotar un poco mi cabeza debido a que este lugar también me traía bastantes lagunas, aunque eso no fue todo la mujer gato se acercó y me dijo “Es bueno verte de nuevo Dorian” creo que eso solo empeoró mi estado….

Solo logré dibujar una pequeña sonrisa en mi rostro y responderme con un simple “Digo lo mismo” pero probablemente tanto mi tono como mi expresión delataron la incomodidad que sentía, en cuanto los demás presentes se retiraron simplemente nos quedamos la mujer gato y yo, el ambiente era un poco incómodo y ella solo preguntaba “¿Te encuentras bien?” lo repitió un par de veces con un tono cantarín hasta que solo le respondí “Lo lamento, la verdad es que siento que te conozco pero no logro recordar del todo” la expresión de la chica fue como si le hubieran roto el corazón aunque claro parecía que le encanta la actuación “¿¡Cómo pudiste olvidar a una chica gato!?” yo solo me rei ante el drama actuado y esta me sugirio que fuérmos a la taberna para conversar.

En la taberna nos sentamos, bebimos algo y platicamos sobre la región, me contó cosas de ella y esto parecía agilizar mis recuerdos sobre ella aunque aún así no lograba dar del todo. Me contó su nombre y con ello más lagunas me abrumaban “Lizz” así era como se llamaba, mientras ella me llenaba de preguntas sobre que me había pasado y porque no puedo recordarle le conté sobre mi situación tratando de ser claro y simple con mis palabras, ella solo me miró con una expresión de extrañeza pero por alguna razón nunca dejaba de estar animada. Se acercó a mi comenzó a ronronear tal cual gato era pasó su cola sobre mi y parecerá extraño, pero eso me ayudó a recordar aún mejor….  Tomé su cola un momento y la acaricie ya que esa sensación me resultaba extrañamente familiar, incluso llegué a olerla un poco y las imágenes en mi cabeza solo me dejaron hacer una última pregunta…. “Lizz, ¿Acaso tu y yo tuvimos algo más que simple contacto de compañeros?” ella solo ronroneo un poco mas y simplemente me respondió “Solo una vez” al decir esto se levantó y decidió despedirse de mi dándome buena suerte y esperando que yo lograra mejorar mi estado……

Tras eso alquile una habitación para prepararme a explorar la región y intentar mejorar mi amnesia aunque algo no me dejaba dormir y era que al final yo mismo me decía “Parece que tengo un complejo por las razas….. exóticas” solamente sonreí y me levante de la cama y decidí darle una lectura a mis apuntes médicos para lograr librarme de ese pensamiento.
Volver arriba Ir abajo
Kafciel

avatar

Mensajes : 17
Fecha de inscripción : 24/05/2017

MensajeTema: Re: Algunos apuntes.... (Diario de Dorian Elisnor)   Mar Nov 14, 2017 8:32 am

Musica para ambientar:
 

Nota: Las entradas de "Caras nuevas" son utilizadas para dar la opinión de Dorian sobre los personajes que ha conocido y del mismo modo interactuado lo suficiente con ellos.

Caras Nuevas I


Aramir Blake:




Cuando alguien espera conocer a un paladín normalmente es verlo cabalgar en su corcel o mediante la visite de algún templo pero con Aramir fue diferente…. Mientras yo exploraba un subterráneo el cual se encontraba en mitad del camino hacia Ahystor me encontré a este peculiar paladín. Mientras yo aprovechaba mi sigilo y sin duda el escándalo que había comencé a seguir a la figura de metal, esta se habría paso con escudo y espada, incluso logré ver como recitaba unas plegarias para fortalecer su capacidad de combate la verdad es que quedé intrigado nunca había visto paladín pelear, mientras el avanzaba fue emboscado por algunos asesinos desde su retaguardia  la verdad es que estaba tentado en no ayudarlo pero sería bueno conseguir un aliado mientras exploro este lugar. Me lancé contra los asesinos mientras que el Paladín peleaba contra los que tenía enfrente tras terminar de abatirlo este obviamente se mostró sorprendido y adoptado una pose defensiva, yo solamente alcé mis manos y diciéndole que se tranquilizara, tras ello él se presentó como “Aramir Blake, paladín de Azura y escudero de la orden de los halcones dorados” la verdad me sorprendí ya que no esperaba tanta formalidad en un lugar como en el que nos encontrábamos solo sonreír y del mismo modo me presente, aunque unos gritos de auxilio interrumpieron esto y terminó llamando nuestra atención.

Nos apresuramos hacia la dirección donde se encontraban los gritos y ahí la vimos…. Una semi-elfa bastante atractiva pero con un porte bastante adinerado, la mujer pedía ayuda de manera desesperada, le dije a Aramir que cubriera mis espaldas mientras trataba de forzar la cerradura pero al estar tan viejas solo logré estancarla…. La verdad vaya cerrajero estoy hecho. La mujer nos dijo que uno de los bandidos cargaba la llave,  así que salimos a toda prisa para emboscar a un grupo que se dirigían hacia nuestra posición, Aramir haciendo de escudo y dando rápidas estocadas mientras que yo me encargada de los enemigos por la espalda, al terminar revisamos los cuerpos y efectivamente uno cargaba la llave. Abrimos la puerta y sin duda la mujer que parecía una noble a toda regla se mostró feliz al ver que había sido rescatada, la verdad es que no soy muy bueno en estas cosas y había oído que los paladines solían hacer esto así que le deje esa tarea a Aramir, al salir del subterráneo revisamos las heridas de la semi-elfa y comenzamos a tratarlas mientras que el paladín llamaba a su corcel. Un caballo de guerra perfectamente saludable se encontraba ante nosotros y ayudamos a la mujer a subir encima de este mientras que nosotros  caminábamos a pie, al llegar a Heystad y llevarla a la capilla de Azura para que descansara esta nos recompensó por su rescata, la verdad es que ese dinero me caía bien y lo más gracioso fue que Aramir pareció haber desarrollado un interés por ella.

Y bueno así fue como conocí a este Paladín aunque la verdad…. Es el primero que conozco.  Sin duda Aramir ha demostrado ser la figura del caballero que te cuentan los lugareños o incluso las aventuras, a decir verdad me sorprende que me entienda con el sujeto. Si bien crecí en un lugar donde el honor es de lo más importante un paladín es la efigie viviente del honor y orgullo, probablemente es porque casi estamos en el mismo rango de edad. No he compartido muchas aventuras con Aramir pero es un buen sujeto para charlar, además así me he podido enterar tanto de Ahystor como del estado político de la región. Y también es un sujeto que no rechaza un buen entrenamiento.

Nota: Incluso en los entrenamientos pone a prueba su honor como contrincante, llegándose a apenar si pierde aunque solo sea una práctica.

Turandot:





Terca, orgullosa pero bastante leal. Creo que no podría tener mejores palabras para describir a esta mujer, la primera vez que la conocí fue cuando ella había sido alquilada como guardaespaldas por un arcano llamado “Lein” (el cual ya había conocido mientras exploraba la región) fue un encuentro divertido ya que Turandot se hacia la dura cada vez que descifraba sus palabras, la verdad es que no me molestó para nada las personas con humor nunca están de más, al decidir acompañarlos a su pequeña investigación hacia una casa abandonada la chica me miró con incredulidad simplemente preguntando que donde estaba mi armadura, Lein simplemente le dijo a la chica que no se preocupara por mí, que yo estaría bien aunque esto pareció tocar algún nervio de Turandot y solamente como “sugerencia” (más bien orden) le dijo al arcano que me llenara de protecciones arcanas. Al terminar de investigar la estructura y que Lein tomara los apuntes necesarios sugirió ir hacia otro lugar.

Mientras avanzábamos y dialogaba con Lein sobre la chica esta solo me lanzaba alguno que otro comentario divertido como “Cuidado con los arboles niño bonito” al menos ese lado de ella me agradaba, lamentablemente habíamos sido emboscados por unos cuantos kobolds y lo sé parece que no eran demasiado pero debido a que habíamos bajado completamente la guardia estos nos llevaban una gran ventaja, tuve que mostrar mis habilidades con las sombras a ambos para poder eliminarlos con rapidez. Al terminar con los Kobolds Lein no parecía para nada sorprendido ya que ya me había visto usar esta capacidad, y Turandot solo me miraba con una mirada curiosa preguntándome que si también era un arcano a lo cual yo negué, ante eso Lein me comentó que sería interesante discutir alguna vez sobre la manipulación con las sombras a lo cual acepté aunque Turandot se mantenía al margen de este tema decidí unirse la pequeña charla mientras avanzábamos a nuestro destino.

Al terminar de investigar el escondite de los bandidos nos dirigimos hacia Heystad para tomar unos tragos y conocernos un poco más, la verdad es que disfrute mas la charla que los lugares que exploramos, a veces Lein bromeaba con Turandot al ver que esta preguntaba demasiado rápido diciéndole “¿Viendo si entras en la lista, Turandot?” obviamente lo decía en su clásico tono profesional pero se notaba una pequeña sonrisa en el rostro de Lein, mientras que yo continuaba mi platica con Turandot hasta terminar agotados por los viajes y retiranos

Si bien la vez que conoci a Turandot no fue nada del otro mundo debo decir que he podido llamarla compañera y amiga en el tiempo que ha pasado y conversaciones y viajes (que no muchos) que he tenido con ella. La verdad es que hasta me siento un poco orgulloso ya que desde que decidió querer entrar al ejército de Ahystor y que el brindarle mi apoyo haya sido parte de su logro al haber conseguido entrar… Me hace sentir bien conmigo mismo.  Aunque Turandot podría ser mayor que yo pero por lo que he visto no es muy buena con las palabras o al interactuar con las personas, incluso llegando a decir que es mejor resolver las cosas con un duelo aunque al final este no ocurra, o al menos que yo sepa.

Nota: Tiene un sentido algo explosivo sobre el honor ya que parece preferir arreglar las cosas mediante la fuerza que con las palabras, también debo decir que no es muy buena en el tema de las relaciones personales llegando incluso a parecer inexperta en ello.
Volver arriba Ir abajo
Kafciel

avatar

Mensajes : 17
Fecha de inscripción : 24/05/2017

MensajeTema: Re: Algunos apuntes.... (Diario de Dorian Elisnor)   Ayer a las 9:10 am

Musica para ambientar:
 
Un pequeño experimento...





La sanidad mental es algo que muchos consideran un taboo el estudiar, la verdad es que nunca lo he entendido pero el comportamiento de las personas, como las emociones o diferentes situaciones hacen que nuestra mente nos  provoque una mala jugada…. Ese día había ocurrido la oportunidad perfecta para poner en práctica mis escasos apuntes y estudios sobre la mente y no podía dejarla pasar.

Parecía que sería un día normal, ir al monasterio, repasar unos apuntes médicos y hacer algo de ejercicio hasta que en mitad del camino me encontré con una par de figuras.  La primera era difícil no reconocerla con ese sombrero aunque llevara la cara cubierta por una máscara, la segunda era un sujeto encapuchado el cual cargaba dos dagas detrás suya, algo peculiar por así decirlo. La figura del sombrero al reconocerme me saludó como es clásico de nosotros, después de todo era la mujer de mi vida actual ósea “Kendra”  nunca pensé que me llegaría a agradar y causar tanta curiosidad esta mujer, mientras charlábamos un poco y el sujeto se presentaba como “Marcel” parecía que iban a dar una vuelta por la taiga y como es normal me invitaron a unirme, me negué a acompañarlos pero esa idea había llegado a mi cabeza…. “¿Qué tal si realizo un pequeño estudio con ellos?” decía entre mi mente, así que opté por acompañarlos aunque no notaran mi presencia.

Mientras ellos habían avanzado unos pasos decidí tomar mi equipo y comenzar a armarme, aunque lo más importante era esa mascara la cual ayudaba a distorsionar mi voz. Bendita sea la acústica que generan los diferentes materiales. Comencé a apretar el paso para llegar alcanzarlos, la verdad es que pensé que los había perdido pero conociendo a Kendra esta optaría por una breve charla antes de comenzar a “trabajar”, y estuve en lo correcto ahí se encontraban estos dos preparándose para entrar a la cueva donde habitaban una tribu de trasgos. Usando mis capacidades con la sombras me propuse a seguirlos y ver como peleaban, el sujeto usando ambas armas pero afirmando que era Zurdo, mientras que Kendra adoptaba un estilo más vanguardista, la verdad es que estaba ansioso por ponerlos aprueba pero era demasiado pronto, necesitaba que estos se sintieran más confidentes de sus capacidades y trabajo en equipo, es así como continúe con mi observación mientras ellos cambiaban de dirección.

Se dirigían a su nuevo destino charlaban sobre cosas triviales, “¿Quién te entrenó?” “¿Qué solías hacer?” la verdad es que eso no despertaba mi interés pero era mejor que ver los pájaros volar mientras continuaba siguiéndolos.  Se detuvieron una cueva algo oculta por el bosque Kendra afirmaba que esta estaba habitada por osgos, literalmente trasgos más grandes. Tanto ella como el sujeto se tomaron unos momentos para contener su aire y prepararse, al cabo de unos segundos entraron y yo con ellos…. La verdad es que ese lugar tenía un hedor peor que el de la cueva de los trasgos pero no deje que eso me incomodara demasiado, me enfocaba en ver como peleaba la pareja hasta que al parecer hubo un giro en sus planes aunque este me benefició a mí. Algunos osgos lograron conectar diversos golpes en Marcel mientras que Kendra se dirija a proteger al muchacho haciendo que descuidara su zurda y recibiendo golpes por parte de los osgos, mientras que Marcel ignorando a regañadientes el dolor se encargó de atacar por la retaguardia a los osgos, los golpes de este sujeto atacaban los puntos más vitales de las criaturas, algo fascinante al menos para mí.

Cuando ellos terminaron con el último de los trasgos de esa sección comenzaron a tratar sus heridas…. Nunca había visto peor vendaje o tanta confidencia por beberse una simple poción. Ya cuando ambos estaban vendados torpemente pero funcional y habían calmado el dolor aunque fuera de manera temporal decidieron seguir hasta el final del túmulo, la verdad es que esto ya les había causado un fuerte golpe emocional aunque ellos afirmaran que estuvieran bien. El dolor y el sentimiento de angustia por no salir con vida o al menos no de manera entera los afectaba poco a poco hasta que llegaron a lo que parecía un almacén. 

Ambos se miraron y decidieron adentrarse a la cámara la cual estaba fuertemente resguardada por osgos, ambos recibieron un par de golpes pero no estaban al nivel de los que habían recibido antes. Al terminar con estos su moral se había levantado ya que podían saquear libremente las posesiones de estos, mientras lo hacían decidí que era momento de actuar ya habían sido afectados emocionalmente pero también habían recuperado algo de su coraje tras su victoria era el momento perfecto y comencé con Kendra. Me propuse a dar pequeños silbidos, si algo era obvio era que los osgos no silbaban o al menos no lo harían de una manera tan delicada, la mujer optó por verse sorprendida e incluso pensando quera solo su imaginación hasta que decidí tomar algo preciado para ella…. Su sombrero.  Le arrebate su sombrero y lo lancé hacia un punto del pequeño “almacén” tanto ella como el sujeto se encontraban algo desconcertados, comenzaron a moverse por la zona y sacando deducciones como “Prepara tus armas, no estamos solos” o “Algo o alguien está presente” la verdad es que era un poco divertido esto así que seguía “jugando” con Kendra, moviendo el sombrero de un lugar cada vez que ella intentaba acercarse, la frustración podría notársele a leguas a tal punto de intentar congelar el sombrero con un cetro de escarcha…. Aquí pude observar que a veces estar bajo presión no es la mejor manera para realizar algo y al intentar canalizar el poder de este solo salió disparado a una dirección que ni de chiste le atinaba al sombrero.  Mientras eso ocurría y Marcel se acercaba a Kendra decidí cerrar la puerta del almacén haciendo que el agobio los acogiera más a los aventureros, incluso decidí desenvainar por un momento mi espada y pasarla de manera suave por el hombro de Marcel, esto le puso los nervios de punta ya que ambos querían salir del lugar y estaban cansados de mis juegos. Por lo tanto decidí abrirles la puerta, los modales primero.

Habían apretado un poco el paso y sacando sus propias deducciones de lo que les había pasado “Un espíritu de un osgo” decía el sujeto “El fantasma de uno de los pobres aventureros” decía Kendra, la verdad es que era gracioso verlos comentar eso ya que… “¿Qué tal si en verdad ya habían perdido la cordura”?. Mientras avanzaban otra puerta separa los caminos y decidí cerrarla, para hacerles notar que el fantasma no se había ido. Estos discutían sobre si alguno de ellos estaba maldito, la verdad es que no se si encontrar aquello como bizarro o poco serio pero… “¿Enserio Kendra se había puesto a coquear?” era la pregunta que pasaba por mi mente ya que ese pequeño debate había pasado a algo de flirteo, pero esto pudo ser solo para relajar la tensión, Kendra no es tonta. Me concentré en darle forma a las sombras que adornaban las paredes de la cueva, haciendo que estas “portaran” armas y apuntaran a las sombras de Kendra  Y Marcel.


No sé si era la frustración o probablemente la pérdida de sangre que hacía que su cerebro no les funcionara bien, pero estos  encontraban la situación algo curiosa en lugar de abrumadora, sin embargo no bajan la guardia en todo momento. Al ver esto decidí escucharlos mientras volvían a debatir sobre el causante, coqueteo y maldiciones. Debería de darme puntos por esto ya que contener la risa en ese momento fue toda una proeza, decidí terminar con las ilusiones y abrirles la puerta hacia su libertad, aunque se me había ocurrido un último espectáculo.  Mientras intentaban salir con prisa decidí mostrarme frente a ellos…. Estos solo me miraron con extrañeza y curiosidad la pregunta obvia había sido formulada por el sujeto “¿Tu eres el causante de todo esto?”, yo solo respondí que era más que obvio, que los había ocupado como sujetos de estudio, ambos se miraron con ingenuidad y  Kendra había decidido preguntar sobre esta clase de observación. La verdad no esperaba que me entendieran pero les expliqué que era un estudioso y que no presentaba un daño para ellos, que mi intención fue puramente académica al observar como las diferentes situaciones perjudicaban a su mente. Marcel mostró la reacción que esperaba llamándome loco y caso perdido, mientras que Kendra parecía haber comprendido o al menos la idea básica de esto ya que había mencionado que si estaba analizando su comportamiento. Ambos como buenos aventureros adoptaron una actitud y un semblante serio, parecía que el agotamiento, sus heridas y la atmosfera que había creado ocasionaron que su único sentimiento fuera la libertad de salir de ese lugar. Ambos me dijeron que me apartara pero como dije, no pelearía con ellos así que con toda la cordialidad del mundo y un poco fanfarrón de mi parte decidí despedirme (Aunque no sé porque mencione a Mubarai al final…)


Realmente no había abandonado el lugar, aún seguía ahí, oculto entre las sombras esperando que ambos sacaran sus conclusiones finales, cuando los tres salimos de las cuevas solo mencionaban “Esta peor que una cabra” “¿De dónde habrá salido?” “No sería bueno encontrárselo de nuevo”, aunque ambos se habían tomado la molestia de examinar mi apariencia elaboraron una descripción de la figura que habían visto, aunque lo más obvio era que llevaba el brazo derecho descubierto, pero realmente no tenían nada especifico. Tras ello decidí que había tenido suficiente y partí del lugar, la verdad es que me encontraba completamente satisfecho había salido mejor de lo que imaginaba, ahora solo tenía que cambiar mi atuendo de “aventurero” y procurar no realizar otro experimento pronto.
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Algunos apuntes.... (Diario de Dorian Elisnor)   

Volver arriba Ir abajo
 
Algunos apuntes.... (Diario de Dorian Elisnor)
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Algunos juegos de Sonic...
» Diario del cazador
» Diario De Un Foro (el virus)
» DIARIO DE UN SOLDADO CAPITULO 3
» Algunos hombres buenos (1992)

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Reinos del Caos - Servidor de Rol de NWN :: Rol :: Génesis de los Héroes :: Anécdotas de los Aventureros-
Cambiar a: