Foro del servidor de rol de Neverwinter Nights - Reinos del Caos
 
ÍndiceGaleríaRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Luz (La Monja de Azura)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Perla

avatar

Mensajes : 3
Fecha de inscripción : 12/10/2016

MensajeTema: Luz (La Monja de Azura)   Jue Jul 13, 2017 11:57 am

LUZ, LA MONJA DE AZURA




DATOS BASICOS

Nombre: Luz
Raza: Humana
Edad: 20
Deidad: Azura
Clase: Monja
 
DESCRIPCIÓN FÍSICA

Humana de 20 años, de estatura promedia para su raza, rondando los 1.70m, de constitución fuerte y algo tonificada. Destaca su cabello albino bastante liso y cuidado, que combinado con sus ojos color celeste, la hacen una mujer atractiva. Lo normal es verla con una expresión de tranquilidad, pero si llegas a conocerla mejor es probable que te demuestre una sonrisa encantadora más de una vez, además que si estas cerca de ella, puedes sentir bondad, además suele llevar un atuendo ligero que hace juego con sus cabellos.
 
PERSONALIDAD

De postura tranquila y relajada, posee una gran paciencia, por lo que de ninguna manera se la vera atacar a alguien de manera arrebatada, sino lo contrario, prefiere observar hasta tal punto de estar segura de lo que sucede y luego intervenir, preferiblemente con soluciones dialogadas en primer lugar. Cuando se trata de la parte social, es bastante abierta y le gusta conversar, cuando tiene tiempo libre le gusta aprovecharlo vigilando los caminos y los alrededores. Siente apego a las barreras y leyes que se imponen en las ciudades, de esta misma forma siente respeto especial hacia las autoridades de estas. Lo que sí se puede notar en ella, es que sin importar de quien se trate, no soporta las injusticias, y menos aún que salgan impunes de ellas.

HISTORIA

Aquí estoy, y sigo viva… Soy Luz, una fiel devota de la Diosa Radiante, Azura ¿Por qué elegí esta senda?, no sabría contestaros con exactitud, pero mi vida ha sido influenciada desde que tengo uso de razón.

Nací en un pequeño pueblo al norte de estas tierras, y he tenido a los mejores padres que una hija ha podido tener, me inculcaron que en esta vida hay que ser agradecida y honrada, además de valorar lo que uno tiene y nunca perder la esperanza.

Mi padre era el Sargento Khan, un hombre honrado que ha querido lo mejor para su país y para su familia, ha luchado en múltiples batallas guiando a su escuadrón, hasta que llegó un día que lo perdí, le faltaba poco para ser ascendido a capitán por sus méritos acumulados, pero lo traicionaron, sé que él no lo hizo, le tendieron una trampa, el jamás mataría a uno de los suyos por mera avaricia. Le inculparon por traición, por asesinar a un alto cargo en sus aposentos, todas las pruebas que encontraron estaban en contra de él.
Desde ese momento mi vida está llena de dolor y sufrimiento, cuando me entere lo de mi padre, ya era bastante tarde para hacer algo por él, estaba condenado a muerte por su presunta traición. Vi como lo llevaban en medio de la plaza de la fortaleza, estaba plagado de gente, y yo estaba ahí impotente viendo a mi pobre padre que llevaba la cara triste y cabizbaja. Lo tenían atado en una guillotina, mientras el hombre que lo estaba condenando, dictaminaba su sentencia delante de todos los espectadores que observaban la escena.

No podía aguantar esa impotencia, la rabia que tenía dentro poco a poco empezó a dominarme, hasta tal punto que me abalancé hasta la guillotina para sacar a mi padre de ahí con todas sus consecuencias. Los guardias al verme como empujaba a los demás haciéndome paso, justo cuando ya estaba casi delante de mi padre, se me abalanzaron dos guardias encima derribándome contra el suelo, agarrándome los brazos sin poder hacer nada, solamente gritaba que no lo hicieran mientras mis lágrimas recorrían mi rostro. Mi padre se fijó en mí al tenerme tan cerca, y vi como su rostro se llenaba de lágrimas, y aún recuerdo sus palabras antes de que la guillotina separara la cabeza de su cuerpo.

“Hija mía, lucha siempre por una causa justa, revela la verdad, castiga al culpable, se siempre acertada y justa en tus acciones. Respeta la ley allá donde vayas y castiga a los que hacen el mal, y sobre todo, protege al débil y a todos aquellos que no puedan defenderse por sí solos, purifica las enfermedades y todo aquello que esté corrupto. Cuídate hija mía… te quiero…”

Con estas últimas palabras, perdí lo que más quería en mi vida, sentí como mi alma se desgarraba por momentos, esa impotencia, esa injusticia, ese dolor que sentía, hizo que me revelara contra los guardias que me tenían agarrada, me zafé y golpeé la cara de uno de ellos, imbuida por la rabia, hasta que finalmente entre golpes se me abalanzaron dos guardias más y acabaron por encerrarme en el calabozo.

Al día siguiente desperté y aún seguía en ese calabozo, pero algo no iba bien, había un silencio absoluto y la puerta de la celda estaba abierta, así que no dudé en salir de ahí, me moví por los pasillos sin encontrar a nadie, hasta que de repente algo me golpeó en la cabeza. Cuando volví en sí, estaba algo mareada, me sentía muy rara, me vino a la cabeza la escena de mi padre como si la volviera a vivir en mis carnes, respiraba entrecortada hasta que cesó esas imágenes, y me di cuenta que estaba en un lugar oscuro, no tenía casi visibilidad, hasta que un ser se presentó delante de mí, no podía distinguir lo que era, su voz era profunda y grave, aún recuerdo la conversación que tuvimos…

Tu alma me pertenece… -me dijo mirándome fijamente-
¿Quién eres? ¿Qué quieres de mí?... –preguntaba nerviosa-
Quien soy no importa, tu padre descubrió algo que jamás debió salir a la luz, y ahora que vuestro padre ha muerto, tú –mientras me estaba señalando acusadora-, como hija heredera, serás la portadora de este dolor hasta que tu alma quede corrompida y me sirvas el resto de tu vida. ¿Hasta qué punto serás capaz de aguantar pequeña? –me preguntaba mientras se reía de una forma maléfica-

A partir de aquí, se me nubló la vista, y no recuerdo nada más, cuando desperté de nuevo, no me lo podía creer, ¿Había sido un sueño?, ¿Que hacia tumbada en mi cama?, me desperté y fui al salón en busca de mi padre y mi madre, y no había rastro de ninguno de los dos. Esto era muy extraño, hasta que fui al lavabo y me miré al espejo, me asusté mucho de lo que vi, la persona que tenía delante no era yo, de repente vi una sombra como me agarrada por detrás, mientras mi mirada seguía en el espejo, me tiré al suelo y me agarré la cabeza gritando que me dejaran, me estaba volviendo loca.

Los días pasaban, y esas visiones, esas imágenes, esas voces, me estaban consumiendo, el dolor que sentía era como si mi alma se desgarrara por momentos, llegué hasta tal punto de autolesionarme a mí misma para dejar de sufrir este dolor, dándome golpes e incluso haciéndome cortes. Finalmente, con los días caí inconsciente por las lesiones que me había creado, la gente de alrededor parecía no saber nada de mi suceso, mi madre aún no había vuelto, y lo de mi padre al parecer no era un sueño.

El caso es que alguien me salvó sacándome de mi casa, de la cual no me atrevía a salir, y cuando volví a despertar estaba en una especie de templo, vendada por todos lados, y había una mujer a mi lado con una túnica que al parecer estaba esperando que abriera los ojos, y aún recuerdo nuestra conversación…

¿Ya has despertado jovencita? –me dijo con una sonrisa encantadora mientras se me acercaba-
¿Qué hago aquí? ¿Quién eres? –preguntaba algo mareada-
Estas en uno de los Templos de Azura, tranquila jovencita, estas en buenas manos, ten fe, y podrás combatir el mal que hay en ti, jamás te dejes vencer, tu voluntad es fuerte, y tu corazón es la fuerza que guiara tus pasos -decía mientras me acariciaba la cabeza y deslizaba sus dedos por mi mejilla-
¿Qué me está pasando? –preguntaba un poco alterada-
Shhhhh… tranquila… te ayudaré a que tengas fé jovencita. “Lucha siempre por una causa justa, revela la verdad, castiga al culpable, se siempre acertada y justa en tus acciones. Respeta la ley allá donde vayas y castiga a los que hacen el mal, y sobre todo, protege al débil y a todos aquellos que no puedan defenderse por sí solos, purifica las enfermedades y todo aquello que esté corrupto” –me decía mientras me acariciaba intentando calmarme-
Me quede parada ante esas palabras, eran idénticas a lo que dictó mi padre antes de morir, ¿Quizás era una señal, mi padre era un fiel devoto de Azura? No estoy segura, pero así es como decidí empezar mi senda como fiel devota de Azura, luchando por las injusticias, y seguir los pasos de mi padre, estoy segura que se sentiría orgulloso.

Desde entonces he ido vagando por los lugares en nombre de mi nueva diosa, que me guía allá donde voy y me protege del mal. Aún tengo una marca en mi espalda que es la causante de todo este dolor, y desde que soy Monja, el sufrimiento ha ido cesando poco a poco, pero alguna vez tengo visiones, imágenes, incluso a veces siento algo de dolor. Quizás es hora de encontrar a un verdadero maestro monje y me guie hacia la perfección, y así sanar el mal que hay en mí antes de que me consuma…

¿Conseguirá Luz encontrar un nuevo maestro? ¿Qué descubrió el padre de Luz? ¿Realmente el padre de Luz fue traicionado, y si es así, quien lo hizo? ¿Qué pasará con su marca que lleva en la espalda, volverá el dolor de antaño o seguirá leve como hasta ahora? ¿Acabará la marca consumiendo a Luz o aguantará gracias a su fe y su voluntad? ¿Quién era el ser que marcó a Luz, volverá de nuevo a por ella? ¿Quién sacó a Luz de su casa cuando estaba inconsciente y apareció en un Templo? ¿Qué ha pasado con la madre de Luz, está muerta o sigue viva?... todas estas incógnitas son los misterios que quedan por descubrir…


Última edición por Perla el Vie Ago 11, 2017 3:30 pm, editado 2 veces
Volver arriba Ir abajo
Perla

avatar

Mensajes : 3
Fecha de inscripción : 12/10/2016

MensajeTema: Re: Luz (La Monja de Azura)   Vie Ago 11, 2017 3:25 pm

Capítulo 1: Los avances de Luz y la reaparición de alguien inesperado

*En una pequeña habitación del monasterio, se encuentra Luz sentada en una silla escribiendo sus notas en una agenda*

Han pasado muchos años desde que ocurrió aquella desgracia, ahora ya tengo 26 años, y llegué a este monasterio cuando solamente era una cría. Gracias a lo que soy, sigo viva, le debo mucho a este monasterio, por todo lo que me han enseñado y me enseñan día a día.
En estos momentos me dedico a entrenar a jóvenes aprendices que llegan al monasterio, transmitir el conocimiento que me han otorgado, y dar alimentos a aquellos mendigos que llegan a las puertas. Para mí, estos actos me enriquecen el alma, me siento feliz con lo que hago.

Todo este tiempo he estado avanzando en la senda del monje, en busca de la iluminación, del cual es mi principal objetivo, ya que estoy determinada a conseguirlo a causa de mí pasado. No es un camino fácil, y para las personas que no conozcan lo que es, hare un breve resumen.

Todo mortal tiene tres fragmentos de un solo ser: el cuerpo, la mente y el alma. Estos fragmentos están divididos y actúan de manera distinta. Cuando se busca la iluminación, lo que intentamos es unir ambas piezas para construir una sola.


El llamado KI, o fuerza interior, está influida en parte por las emociones, para que esta energía fluya por tu cuerpo necesitas estar en calma contigo mismo, intentar que las emociones no te alteren, y conseguir un equilibrio interno. El KI se debilita con las emociones alteradas, y se hace más fuerte a medida que esas tres piezas que comenté antes están más unidas.

Por eso, en la orden, existen tres votos importantes: la obediencia, la pobreza y la castidad. Todas ellas tienen algo en común, conseguir ese equilibrio de las emociones. La obediencia te permite aprender a respetar y tener disciplina, ningún ser caótico podría llegar a dominar el KI. La pobreza te permite desvincularte de lo material y no estar arraigado a ello. Y la castidad pocos monjes consiguen llevarla a cabo, pero es el voto más difícil y más importante para llegar a la iluminación, ya que esta hace que el KI se debilite a niveles increíbles, es una gran sacudida de emociones, y esto obstaculiza el avance de la senda hacia la iluminación.

Una vez entendido esto, pasare a explicar que se consigue con la iluminación, y porque algunos seres ansían conseguirlo, ya sea para hacer el bien o el mal.

Cuando consigues unir las tres piezas, dejas de ser cuerpo, dejas de ser mente, y dejas de ser alma, y te conviertes en un todo, te conviertes en un ser sobrenatural, un ser místico. Por eso, no puedes dañar físicamente a un ser que no tiene cuerpo, ni tampoco dañar con magia, porque no hay mente ni alma a la cual destruir, los tres fragmentos ya no están separados, están unidos, y si quieres dañar a un ser iluminado, debes golpear con un todo, unir lo material con lo mágico, pero aun así las posibilidades de derrotarlo son mínimas, ya que golpear a un ser iluminado no es tarea fácil, y solamente otro iluminado podría hacerle frente porque sería una lucha igualada de un todo contra un todo.


Es por ello que algunos ansían conseguir tal poder para ser un arma letal entre los mortales, y otros lo buscan para protegerlos. Sea lo que busques, ya no serás una persona normal después de llegar a la iluminación.

*Después de tal explicación plasmada en la hoja, Luz pasa de página y sigue escribiendo*

Hace poco llegaron nuevas aprendices al monasterio, con increíbles capacidades, sobre todo Delawiel, me pareció interesante su visión de la vida, y que llamara a todos como “Mortales”, según me comentó, ella llegó una vez a tal iluminación, pero ha perdido parte de su memoria, y recuerda pocas cosas de su pasado. Me ha transmitido mucho conocimiento de lo que recuerda, y yo a ella le he transmitido el mío, complementándonos ambas, enriqueciéndonos. Me halaga que me diga, que estoy muy bien preparada para ejercer mi trabajo en el monasterio.

Por otra parte, la aprendiz Ellifaine, se la ve muy interesada en seguir la senda del monje, y al parecer mis conocimientos le han ayudado a comprender mejor todo este camino que hay que recorrer. Sé que Ellifaine es diferente a los demás monjes por las preguntas que me hizo, pero no soy quien para juzgar, mi trabajo es ayudar a que los nuevos aprendices consigan sus objetivos, ya sea para bien o para mal, los acontecimientos a veces cambian la visión de las personas, y le expliqué que la vida es como una balanza, donde en cada extremo reside un bando, el bien y el mal, y que cada uno tiene sus objetivos, sus creencias y su manera de percibir la realidad, a partir de aquí debes mirar en tu interior y ver en que bando posicionarte, debes luchar por lo que creas más conveniente.

*Una vez escritas las últimas palabras, Luz cierra la agenda, y la habitación se oscurece, al parecer algo no va bien, de entre la oscuridad resuenan unas voces como si le hablaran directamente a ella*



Luz… recuerda… tu alma me pertenece… -resonaba una voz aguda-

*De golpe una escena entre la oscuridad le hace recordar el pasado a Luz, relacionada con la muerte de su padre, de cómo murió decapitado por la guillotina*

Añoras saber la verdad… ¿Quieres saber quién lo hizo?... fui yo… -mientras se escuchaba una risa maléfica-

¿Que sientes ahora?… te resistes a algo que ni tan solamente tu comprendes, tarde o temprano serás consumida por el dolor, y me servirás, por mucho que te resistas estas marcada para que así sea… -mientras las risas continuaban-

*En todo momento Luz parecía callada, escuchando las palabras con atención, y algunas lágrimas caían de su rostro mientras cerraba el puño con fuerza, haciendo relucir la ira contenida*

Juro que acabaré contigo, por todo el daño que has hecho a mi familia, y por destruir mi vida, no te apoderaras de mi alma, porque cuando lo consiga no tendrás un alma de la que apoderarte y serás expulsado de mí, y entonces te destruiré. –decía en tono seria-

¿Acaso te crees una diosa?... ¿Crees que podrás vencerme y romper el vínculo del cual estas determinada a cumplir?... Hay cosas que no comprendes, sigues siendo una mortal, y por lo tanto un ser frágil y débil, dentro de ti hay una gran ira contenida que ansía la venganza, y lo único que estás haciendo es alargar lo inevitable… pronto nos volveremos a ver…

*La voz poco a poco se iba desvaneciendo con una risa maléfica, al igual que la oscuridad, mientras Luz se limpiaba las lágrimas con el dorso de la mano y se tranquilizaba mientras pensaba en todo lo ocurrido*

PD: Espero que os haya gustado el relato y los avances que va haciendo Luz Smile
Volver arriba Ir abajo
Perla

avatar

Mensajes : 3
Fecha de inscripción : 12/10/2016

MensajeTema: Re: Luz (La Monja de Azura)   Vie Ago 18, 2017 4:47 pm

Capítulo 2: La ampliación del monasterio y la verdadera identidad del mal

*En alguna parte del monasterio, después de varios meses, Luz recobra de nuevo su agenda y comienza a escribir en ella*

Han pasado varios meses desde la última vez que escribí, estoy contenta de poder retomar mi agenda para plasmar en papel las cosas importantes que me pasan en la vida, quizás algún día cuando ya no exista, alguien pueda beneficiarse de estos conocimientos.

Desde que me encargo de orientar y entrenar a los nuevos aprendices, cada vez llegan más monjes al monasterio, es algo que no había visto nunca en todos los años que llevo aquí.

Hace poco llegó al monasterio Tapsumaru, un monje isleño, sabio y respetuoso, que a pesar de su ceguera, sabe orientarse perfectamente sin problemas con ayuda de su bastón. En muy poco tiempo he descubierto el gran potencial que tiene, y además me ayuda día a día en mi camino, sé que cuando llegue el momento estará ahí para protegerme, es de los pocos que conocen mi pasado.



Con la llegada de los nuevos, el monasterio se queda pequeño, los dormitorios no dan abasto, y surge la necesidad de ampliarlo. No queremos lujos, solamente tener espacio para los entrenamientos, la meditación, y el descanso. Por eso he pensado dejar el interior para el descanso, y ampliar únicamente el exterior, creando un campo de entrenamiento al aire libre, y una zona de meditación con preciosos jardines. Para ello necesito la ayuda de todas las personas que puedan colaborar, y ya son muchos los que se han unido a la causa: Dio, Sofia, Belegund, Andy, Sid, Ashvae, y algunos nombres que me dejo, contando también con todos los monjes que residen actualmente en el monasterio, que están contentos de tal ampliación.

Ahora solamente necesito la ayuda de la raza enana, aquellos que conocen muy bien las montañas y la roca, la única información que tengo es que existe un lugar llamado Yunqueferreo, donde reside un clan enano que posiblemente podamos llegar a un acuerdo para tal ampliación. Espero que pronto podamos empezar con las obras, y crear un lugar precioso que nos ayude a buscar la armonía y la paz interna.

*Cuando Luz termina de escribir el último párrafo, pasa de página y comienza con un nuevo tema*

Hace poco estuve en la Academia de Alair, en busca de respuestas sobre la marca oscura que tengo en mi espalda y que tanto daño me ha hecho.

Al llegar a la academia hablé con un pequeño trasgo de la entrada, y le enseñé un pequeño boceto donde se representaba un símbolo que hacía referencia a la marca que llevo en mí. El trasgo no estaba seguro, pero me dijo que algo así de raro lo vio una vez sin querer en la sección de “Cuentos y Leyendas”.

Con esta información me dirigí hacia tal sección, y una vez plantada en la estantería, comencé a mirar los libros hasta que me percaté de uno, un libro muy antiguo, que se titulaba “Leyendas Antiguas”. Mi intuición me decía que en este libro podía estar la clave, así que me puse a pasar páginas, hasta llegar a una donde había unos símbolos que se parecían mucho a mi marca. En la parte superior había un título y debajo una pequeña historia que es la que voy a dejar plasmada en este papel:

EMRAKUL, LA ESENCIA DEL MAL





Dice la leyenda, que un ser llamado Emrakul fue creado de la mismísima esencia de Vyrannus y fue moldeado por Kravas, una creación única con el propósito de crear miedo, dolor, y destrucción.

Cuando Emrakul pisó por primera vez la tierra, su cometido era extinguir todo resto de vida, y subyugar a los demás dioses del Bien, entre ellos la mismísima Azura, la cual fue la envidia de Kravas en el pasado.



En poco tiempo, Emrakul se hizo con el poder de una gran horda de muertos,  creando así el comienzo de una nueva era, la era del caos. Arrasando todo ser con vida y apoderándose de sus almas para alimentar a los dioses que lo crearon.

Todos los seres que amaban la vida se unieron para luchar contra la gran amenaza, algunos padecieron en tal batalla, pero un solo ser iluminado, Sir Larcot, Paladín y Campeón de la diosa Azura, pudo hacer frente a Emrakul.



La batalla final entre Sir Larcot y Emrakul duró todo un día, el destino de la vida se resolvería en este último duelo entre el bien y el mal. Quienes pudieron ver tal acontecimiento dicen que Sir Larcot y Emrakul, ambos a la vez fueron atravesados mutuamente, Sir Larcot por el arma maldita de Emrakul, y Emrakul fue atravesado por la espada sagrada de Sir Larcot. En estos momentos Sir Larcot alzó un cáliz sagrado, y entre palabras de su diosa Azura y estando debilitado Emrakul, la esencia del mal quedó atrapada en ese cáliz para toda la eternidad.

Finalmente, Sir Larcot murió a causa de la herida que le provocó Emrakul, la horda de muertos cesó y reinó de nuevo la paz, dejando atrás la era del caos.



A partir de aquí, lo único que se sabe del cáliz, es que fue enterrado en algún lugar de la tierra, para que la esencia del mal jamás volviera a la vida. Tal esencia permanecerá atrapada al menos que alguien la libere, si llegara ese día, Emrakul marcaría un alma pura para consumirla y así volver de nuevo a la vida.

Poco más se sabe sobre esta leyenda, algunos creen que es solamente eso, una leyenda y que jamás existió tal acontecimiento.”

Si esta leyenda es cierta, mi padre tuvo que encontrar ese cáliz en su última expedición y despertó el mal que había en ella, pero… ¿Por qué no se apoderó de su alma?, mi padre era un fiel seguidor de Azura, un caballero de alma pura, y aun así me buscó a mi… ¿Acaso mi alma era más pura que la de mi padre?, aún hay cosas que no comprendo, pero siento que cada vez me voy acercando a las respuestas que busco. Si existe tal ser llamado Emrakul, no le voy a entregar mi alma, y no voy a dejar que la esencia del mal resurja nuevamente, intuyo que soy la clave para frenar todo esto, pero creo que no podré hacerlo sola…

*Luz al acabar el último párrafo cierra la agenda, seguidamente cierra los ojos y se queda pensativa en todo lo detallado en su agenda*

PD: Espero que os guste el relato, la historia de Emrakul la he combinado con los dioses del servidor para que tenga sentido, y poder tambien crear una larga trama en el servidor que formará parte de los niveles épicos. Very Happy
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Luz (La Monja de Azura)   

Volver arriba Ir abajo
 
Luz (La Monja de Azura)
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Un perturbado patea en la cara a una monja de 84 años en la estación de Atocha

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Reinos del Caos - Servidor de Rol de NWN :: Rol :: Génesis de los Héroes-
Cambiar a: