Foro del servidor de rol de Neverwinter Nights - Reinos del Caos
 
ÍndiceGaleríaRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Isiliel Went (La elfa de hielo)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : 1, 2  Siguiente
AutorMensaje
Isiliel

avatar

Mensajes : 26
Fecha de inscripción : 16/06/2017
Edad : 25
Localización : Gran Canaria

MensajeTema: Isiliel Went (La elfa de hielo)    Vie Jun 23, 2017 12:55 am

Ficha:
Nombre: Isiliel Went Nessa
Raza: Elfa
Sexo: Femenino
Clase: Hechicera.
Descripción física: Su piel blanca como la nieve. Los ojos blancos/celestes, alrededor del iris de color violeta que delimita este del resto del ojo. Nariz pequeña. Labios carnosos enrojecidos. Su pelo es liso y sedoso de color blanco. Lo suele llevar suelto. Le encanta el pelo largo.
Si tienes contacto con ella: Su piel es muy muy fría, normalmente suele tener los mofletes colorados, al tocarlos no son nada calientes, al contrario. Su pelo brilla de forma extraña y mágica cuando le da la luz de la luna, y es súper suave. Sus al verlos bajo la luna también brillan, pero tienes que darte cuenta de ellos, si los ves muy de cerca parecen plateados. Su aroma es siempre dulce, si lo percibes es muy agradable, parece como si oliese a manzana verde. 
Descripción psicológica: Una chica segura de sí misma, independiente, y sociable, pero ella es muy explosiva, es decir, quien le moleste se las tendrá que ver con ella. Será muy amable y familiar con la gente cercana y la que muestra interés por ella, y lejana, educada y con desinterés los que no.
Alineamiento: En un principio es Caótica neutral, pero irá cambiando a lo largo que le depare en el servidor, depende de la gente de su alrededor, de cómo la tratan, como entablan con ellas las historias y por supuesto de su vida (sus quests). 
Objetivos de PJ: Descubrir la razón del porqué de su pelo es blanco, descubrir qué es lo que pasó en su infancia (ya que no se acuerda de nada).



۝ Descripción física Ireth Celebriän Nessa: Elfa de estatura media. Su piel es blanca como la nieve, ya que nunca le ha dado un rayo de sol. Sus mejillas normalmente suelen estar enrojecidas. Sus labios son carnosos. La cara muy fina y ojos color miel. Su pelo es liso y suave de color oro. Su nariz es pequeña. Hermosa chica deseada por muchos hombres.



۝ Descripción física Rúmil: Un humano, de estatura baja. Su piel morena con muchísimas cicatrices, incluso en la cara de formándose. Labios pequeños, nariz pequeña, como la de un elfo, era lo único bonito que tenía. La cara grande y cuadrada, sus ojos eran verdes. Su pelo era del color del cobre, rizado y pequeño. No muy apuesto.


۝ Descripción física de Aikanáro Went: Elfo alto, de pelo negro azabache, sus ojos tenían algo especial... Eran celestes, alrededor del iris eran de color gris que delimita el iris con el resto del ojo. Era fuerte, se notaba que había entrenado muchísimo. Su piel era un poco pálida, pero era común. Sus labios finos, y su nariz mediana, una nariz perfecta, como la de todos los elfos.


۝ Descripción física de Isiliel Went Nessa (Niña): Una cabeza redonda, pero a la vez fina. Su piel blanca como la nieve, la heredó de su madre. Los ojos son iguales que los de su padre, con esa belleza tan extraña en ellos... Nariz pequeña. Labios carnosos enrojecidos. Su pelo es liso y sedoso de color oro. Lo suele llevar suelto, y normalmente le llega por debajo de las rodillas. Le encanta el pelo largo.


 ঢ ণ ত থ দ ধ ন প ফ Dentro del servidor ব ভ ম য র ল শ ষ স

۝ Descripción física de Isiliel Went Nessa (Adulta Server): Una cabeza redonda, pero a la vez fina. Su piel blanca como la nieve. Los ojos blancos con reflejos celestes, una línea de color lila que separa el iris del resto del ojos. Nariz pequeña. Labios carnosos enrojecidos. Su pelo es liso y sedoso de color blanco puro. Lo suele llevar suelto, y normalmente le llega por debajo de las rodillas. Sus orejas puntiagudas. 

Su expresión dulce e inocente. Parece que suele estar siempre ruborizada ya que tiene los mofletes enrojecidos. En su cuello siempre tiene un colgante el cual parece un trozo de hielo que no se derrite y este en su interior brilla y da destellos azules, plateados y lilas. Parece contener algo en su interior. Jamás se deshace de este colgante, para ella es muy importante. 


Cuando se siente en peligro y conjura de forma explosiva (cabreada, muy triste, muy contenta) de su frente aparece unas marcas que brillan con intensidad, si conjura en estado normal estas no nacen de ella.  

Si tienes contacto con ella: su piel es muy muy fría, normalmente suele tener los mofletes colorados, al tocarlos no son nada calientes, al contrario. Su pelo brilla de forma extraña y mágica cuando le da la luz de la luna, y es súper suave. Sus ojos al verlos bajo la luna también brillan, pero tienes que darte cuenta de ellos, si los ves muy de cerca parecen plateados. Su aroma es siempre dulce, si lo percibes es muy agradable, parece como si oliese a manzana verde.









                                                                      ✿CAPITULO 1

        
                                                                                             Su llegada al mundo 


        
En esa misma noche se escuchaban gritos de agonía y desesperación en aquella casa apartada de la ciudad, parecía que por unos instantes la nieve se había parado mientras caía del cielo. Noche de luna llena, nevaba como siempre, ya que nunca se había visto Arkadia sin esa agua congelada, tan blanca y pura como la luna.

En el interior de la casa, encima de la cama con las sábanas todas revueltas y las piernas abiertas de par en par, se encontraba Ireth Celebriän Nessa, de ella provenían los gritos. Estaba sudorosa, en su cara había una expresión de dolor, sus mejillas ya no eran blancas puras como todo el resto de su piel, estaban enrojecidas del esfuerzo que estaba realizando. Respiraba de forma agitada y empujaba la barriga, de forma constante. Sus puños apretaban con todas sus fuerzas las sábanas que tenía cercanas. No pedía ayuda a nadie, no gritaba insultos como normalmente se escuchaban en otros partos, simplemente se limitaba a intentar dar el mejor regalo al continente, un regalo de ella, de su sangre... Su propia hija. Luchaba independientemente, no necesitaba a nadie, se valía ella sola.


Frente a la cama estaba aquel elfo, de estatura media, se encontraba de brazos cruzados mirando a Ireth, no se preocupaba por ayudarla. Era de piel morena, ojos verdes, y pelirrojo su rostro era serio, lo conocían como Rúmil, un hombre frío que no le importaba nada ni nadie, que simplemente quería sentirse superior a todos, sobre todo de Ireth que era a quien veía superior a él.

Hacía frío, pero Rúmil no movía ni un dedo para calentar la habitación, deseando de forma ansiosa que se acabara ese mal rato para él. Quería que naciera ya el bebé para saber si era de su sangre o no, aunque él ya odiaba a esa niña con toda su alma, porque estropearía su vida y sus sueños. Cada vez su miraba se envolvía con más odio mirando aquel bebé saliendo de su madre.

Ireth se dobló un poco como pudo y cogió la cabeza de su querida hija, para que no se hiciera daño con la cama al salir.
-. Vamos mi vida, no pasa nada... Mamá está aquí .- Susurró entre dientes con esfuerzo a su hija. Cogió las sábanas y las puso debajo de la niña para que no cogiera frío. Acabó haciendo un último esfuerzo con un grito agonizante... Cuando la niña acabó saliendo del todo. Rápidamente la envolvió entre las sábanas para que no cogiera frío.

En ese momento Rúmil puso cara de asco, sacó su daga de la cartuchera de su pierna, se acercó a las dos chicas... Y fue entonces cuando cortó con rabia el cordón umbilical de aquella niña, que comenzó a respirar sin tener llanto alguno.

Ireth envolvió a su hija entre sus brazos y miró con recelo a Rúmil. En ese momento pensó que le haría daño, se esperaría cualquier cosa de él. Rúmil levantó aquella daga por encima de la cabeza de Ireth apunto de apuñalarla, ella se envolvió con su hija cerrando los ojos con todas sus fuerzas, deseando en ese momento que no sucediera nada. Cuando de pronto escuchó la daga clavarse en madera, y la puerta de la entrada abrirse de par en par bruscamente.

Ireth miró a Rúmil que salía por la puerta con prisas. Después de eso miró por encima de su cabeza, en el cabezal de la cama, en el estaba clavado la daga ensangrentada por el cordón. Suspiró de alivio y se puso de pie con la niña en los brazos. Le costaba más de lo normal caminar por causa del embarazo. Se puso varias mantas alrededor y por último una capa que le tapaba entera. Se animó ella misma y dijo en su mente varias veces "no hay dolor", cuando entonces se miró al espejo poniéndose la capucha.


-. Vamos mi vida .- Le susurró a la hija mientras salía corriendo por la puerta.


Cuándo llegó a la entrada de la casa vio a dos hombres pelear con rabia entre la nieve. Se fijó en ellos mientras se iba corriendo descalza por la nieve, uno era Rúmil, y el otro chico era Aikanáro Went.


Aikanáro era un elfo alto, de pelo negro azabache, y sus ojos tenían algo especial...  Él cuidaba de Ireth como una reina, siempre intentó que estuviera perfecta, incluso intentó que Ireth se separara de Rúmil, pero ella nunca pudo, ya que era uno de los comandantes de aquel lugar y con solo negarle el estar con él, la metería en la cárcel, o peor aún... La mataría.

Ireth en ese momento al ver a Aikanáro se paró en seco y quedó quieta mirando como peleaban. Cuando Aikanáro se dio cuenta le grito fuerte para que Ireth saliera del shock en el que había entrado al verle.
-. ¡Corre Ireth, corre! ¡Vete lejos! .-

Ireth espabiló y echó a correr lejos. Antes de que desapareciera aquellos dos chicos de su vista, miró atrás y vio cómo los guardias rodeaban a Aikanáro y lo acaban atrapando. Se mordió el labio inferior con fuerzas y siguió su camino con más prisa mientras que por su mejilla corrían varias lágrimas que acabaron congelándose en ellas.

En lo que iba corriendo Ireth por su cabeza le pasaban muchos recuerdos.

Aquella vez que Aikanáro la vio por primera vez en aquella costa fría y nevada. Esa noche de luna llena, cuando se acercó a ella y se sentó a su lado a contemplar el gran mar con la luna ocultándose en ella. En ese momento Ireth estaba abrazada a sus pies, con la cabeza apoyada en las rodillas, llorando en silencio hipnotizada por la luna. En aquel momento fue cuando Aikanáro tuvo el primer contacto con ella. Le miró, le acarició la mejilla roja por el frío y le sonrió con dulzura.
-. No puedo creer que una belleza como usted está llorando aquí sola y abandonada... Con el frío que hace y el peligro de que muchos hombres deseosos le hagan daño .- Le susurró Aikanáro mientras la tapaba con su capa y volvía la mirada a aquel paisaje tan hermoso.

Aquellas palabras resonaban en la mente de Ireth mientras iba recordando más momentos con él. Pasaron miles de recuerdos por su cabeza, y por último le paso el más importante para ella.


Aquel momento, cuando Aikanáro consiguió un barco perfecto para llevar a Ireth lo más cerca posible de la luna, y lo más lejos posible de la costa. Lo había decorado con muchas velas, y muchas rosas azules y blancas. La subió en brazos al barco y la metió al camarote, donde había un gran ventanal, por donde podía observar el mar y la luna desde la cama que estaba pegada. La habitación era cálida y había mucha comida preparada solo para ella. Aikanáro salió fuera para llevar a alta mar aquel barco. Cuando llegó a un punto, echó el ancla y el barco paró. Ireth le esperaba, pero se dio cuenta que no entraba. Abrió la puerta y vio que Aikanáro estaba sentado fuera con una manta muerto de frío.
-. No quería molestarte .- dijo Aikanáro sonriendo a Ireth. Cuando ella le invitó a entrar.
Fue en ese momento cuando sucedió, esa noche de luna llena, el comienzo de aquel amor puro, y la creación de Isiliel Went Nessa.


Ireth volvió al mundo real, dejó sus pensamientos de lado. Cuando se dio cuenta se encontraba en la costa. Miró a los lados y echó a correr a la derecha, no sabía a dónde se dirigía, pero corría con todas sus ganas. De pronto vio un muro de un poblado, sus ojos se le llenaron de esperanzas, cuando de pronto sintió dolor inmenso en la espalda. Se quedó quieta unos instantes, acabó cayendo de rodillas en la nieve y por último se desplomó aún abrazando a la niña. De su boca escupió sangre, miró atrás y se encontraba Rúmil con un hacha en la mano ensangrentada.

-. Por fin te he cazado puta .- Soltó Rúmil con asco.


Rúmil le dio la vuelta a Ireth dejándola boca arriba, cuando ella le dedicó una sonrisa un poco psicópata llena de sangre.
Rúmil le soltó un bofetón y la cogió del cabello, arrastrándose hasta la costa. El camino del cuerpo de Ireth se había quedado ensangrentado.

-. Voy hacer que tu hija sea lo que tú no fuiste, y deberías de haber sido, ¡puta! .- Soltó Rúmil cogiendo a Alatariel de una pierna. Ireth le consiguió clavar una daga en el pie, pero no sirvió de nada. Rúmil pegó una patada a Ireth lanzándola al mar, donde ella se fue hundiendo poco a poco. Su vida le pasaba delante de los ojos de forma rápida, se imaginó cómo sería la vida de su hija con esa persona tan despreciable. Soltó un poco de aire formando unas burbujas que ascendían lentamente por el mar.
Mientras se hundía miró la luna que se veía imperfecta por el movimiento del agua y comenzó a rezar con palabras que hacían eco en su mente. (Por favor espíritu de la luna, de la nieve, de la oscuridad, Lira...) El nombre sonó con un mayor eco en su mente.
(te lo ruego, cuida de mi hija, será una persona que no te traicionará nunca, será una gran mujer, te doy mi alma por ella... Te doy mi alma por ella...)
Los ojos de Ireth se fueron cerrando poco a poco, quedándose congelada mientras seguía el camino al fondo del océano.  


Última edición por Isiliel el Jue Ago 17, 2017 3:53 pm, editado 5 veces
Volver arriba Ir abajo
https://www.instagram.com/veroisiliel/
Isiliel

avatar

Mensajes : 26
Fecha de inscripción : 16/06/2017
Edad : 25
Localización : Gran Canaria

MensajeTema: Re: Isiliel Went (La elfa de hielo)    Jue Jun 29, 2017 2:56 pm

                                                                      ✿CAPITULO 2                                                                
                                                          
                                                                  ধ  Protectora  ধ 




Rúmil después de haber robado a Isiliel, fue a trote con su caballo lejos de aquella ciudad. Después de tantas horas de viaje, el llanto de Isiliel cada vez era más fuerte, por lo que tuvo que parar en el primer pueblo que visualizó. Entró en la posada dando un portazo.
-. ¿Quién sabe de bebés? .- Dijo de forma despreciada y con asco del bebé.
Una camarera se acercó a él. -. Soy  Lúthien Elensar, trabajo aquí, soy una de las camareras, yo le daré de comer y la limpiaré .- esta se quedó extrañada por las manchas de sangre que Rúmil. Cuando cogió a la niña también se fijó que estaban sus telas llenas de sangre.  
Rúmil sonrió y se pidió cerveza para beber, mientras la camarera se la llevaba a una habitación.



Lúthien puso a Isiliel en la cama, donde ella lloraba sin parar.  Lúthien se quedó desconfiada por la sangre y por las formas de Rúmil, así que quiso asegurarse de que Isiliel estaba bien.
-. Bien pequeña... Tranquila, vamos a limpiarte y a comer, que seguro que tienes hambre .- le susurraba la camarera. -. Vaya, vaya... que cosita tan pequeña, tu no tienes ni dos días de nacida... .- soltó asombrada cuando destapó al bebé. -. ¿Dónde está tu mamá? .- cuando soltó estas palabras la niña se quedó callada y quieta con cara de susto. Esa reacción no fue nada normal en un bebé,  Lúthien se quedó expectante.
(Pobrecilla... ¿Qué habrá pasado?, vamos a averiguarlo...)  Lúthien comenzó a susurrar palabras cerrando los ojos, y abrazó a la niña. Por su mente visualizó todos los momentos que la niña había visto desde que abrió los ojos al nacer.  Lúthien se quedó congelada.  


Cuando la chica acabó le devolvió la niña a Rúmil, él la cogió de forma descuidada y se marchó sin más. Lúthien no paraba de mirar a la niña (intentaré ayudarte, no te dejaré a solas con este hombre... aunque no veas a nadie, estaré ahí).


Rúmil montó en su caballo y siguió cabalgando sin mirar atrás. Los copos de nieve parecían que caían de forma horizontal de la velocidad en la que iba el caballo, otras chocaban en la cara de Rúmil donde eran derretidas al instante. La niña estaba en el regazo de Rúmil, esta vez estaba tranquila, no lloraba, sentía el movimiento del caballo por lo que se fue quedando dormida poco a poco.


Al despertar estaba en una cama tapada con mantas sucias, lo primero que observó la niña con esos enormes ojos brillantes  fue un techo de madera viejo, podrido, y ruidoso. Se escuchaban pasos en el, como si mucha gente estuviera encima. Después miró alrededor y vio a una chica con el pelo rizado castaño recogido en un moño, y un corset aplastando sus pechos, y una falda corta rajada. La cara de esta chica no era muy agradable, tenía ojeras como si no hubiese dormido, su pintalabios rojo estaba corrido por la cara, ella estaba algo descuidada.
-. Oh, qué ojos más bonitos... Gracias a eso tú tendrás suerte aquí en un futuro .- Soltó la chica con una voz un poco ronca.
-. Espero que seas la mejor... porque si no serás una desgraciada como yo...- La chica bajó la mirada un instante triste y volvió a mirar a la niña. -. Vas a tener que criarte aquí escondida, lo pasarás mal, tendremos que tener cuidado con las ratas para que no te muerdan, lo bueno... es que no tendrás mucho frío. Al salir te dolerán los ojos de la luz del sol... ya que no estarás acostumbrada, pero no importa, eso es lo de menos, tu vida será por la noche .-
La chica se levantó y abrió una puerta que estaba en el techo, subió por las escaleras y antes de desaparecer dirigió la mirada a la niña.

-. Estaré viniendo constantemente a cuidarte y traer comida, no llores muy fuerte que si no... el cliente con el que esté conmigo en mi cuarto se podrá asustar .- Sonrió levemente y siguió subiendo hasta ver cómo se cerraba la puerta.  

_____________________________________
Cuenta del juego: Isiliel
Nombre del PJ: Isiliel Went Nessa
Raza: Elfa
Sexo: Femenino
Clase: Hechicera.
Retrato Isiliel:
 
Volver arriba Ir abajo
https://www.instagram.com/veroisiliel/
Isiliel

avatar

Mensajes : 26
Fecha de inscripción : 16/06/2017
Edad : 25
Localización : Gran Canaria

MensajeTema: Re: Isiliel Went (La elfa de hielo)    Lun Jul 03, 2017 4:37 pm

                                                              ✿CAPITULO 3


       Inocencia muerta    


  
 
El burdel se veía todo destrozado, las chicas corrían detrás de una niña muy joven con el pelo rubio largo. Ella reía y saltaba de forma ágil de mesa en mesa,  tirando todo lo que había encima, mojando a los clientes con sus propias bebidas alcohólicas. Hasta que de pronto se escuchó un portazo abriéndose una puerta y allí estaba Rúmil, él tan desgraciado con un aspecto más mayor, su grito se escuchó en todo el burdel.
-. ¡NIÑAAAA! .-  Parecía que rugía como un oso en busca de pelea.
La niña giró su cabeza rápidamente y miró a Rúmil, tras verlo abrió los ojos como platos y echó a correr aún más rápido. Aprovechó el escenario para correr mientras tiraba a las bailarinas. Todas las bailarinas se quejaban, hasta la maldecían. Ella al escucharlas reía aún más pero no para de correr. Los clientes unos reían y otros se quejaban. La niña consiguió salir de aquel sitio por la ventana y empezó a escalar por la pared, se agarraba en los huecos que faltaban piedras  y de los trozos de madera podridos que sobresalían. Fue lo más rápido que pudo, cuando sin querer con un pie tiró otra piedra de la pared que estaba suelta  al suelo, hasta que llegó por fin al techo. Su respiración era agitada, pero no estaba nada cansada, y se sentía ganadora ya que allí nadie podía cogerla. Ella asomó su cabeza escondida y vio como todo el mundo la buscaba en todo el pueblo. El pueblo era pequeño, estaba todo nevado, el cielo estaba celeste, sin una nube a la vista, hacía un sol brillante y caluroso.
La niña siempre se regañaba al haber tanta luz, cuando los días estaban así se ponía la capucha para que le diera sombra en los ojos. La niña sonrió al ver que todo el mundo estaba buscándola  y miró alrededor del  techo. En ella se encontraba una pequeña caseta hecha con palos, mantas y almohadas. Se acercó a ella y le quitó la nieve que tenía encima del techo de tela, quitó un botón que había y abrió una especie de ventana en el, se metió dentro de la caseta, se tumbó acomodándose entre mantas y almohadas. Estiró la mano a un lado hasta posarla en una cesta donde tenía fruta y pan. Cogió una manzana y se la llevó a la boca mientras le daba una mordida mirando al cielo celeste. De pronto una lágrima comenzó a recorrer su mejilla acariciándole lentamente, una lágrima cálida y solitaria. La niña cerró los ojos con fuerza y giró la cabeza a un lado para secarse la lágrima con la almohada.
(Todo el mundo me odia... No se ni como me llamo...) pensó la pequeña niña mirando la cesta de la comida. Un suspiro salió de su boca (Se fuerte y podrás irte lejos de aquí) se intentaba animar ella sola. (Al menos tienes comida, y techo) la niña asintió y se quitó todas las lágrimas con ayuda de su capa. Al pasar unos minutos la niña se quedó dormida.
 
Al cabo de un rato algo frío se posó con suavidad en la punta de la nariz de la niña, y ella sintió  frío, abrió los ojos y vio un cielo estrellado con alguna que otra nube, la luna la adornaba y daba brillo al cielo que  aún se encontraba creciente.  Ella se levantó y se asomó para ver si había alguien, al no ver a nadie comenzó a bajar la pared y se asomó por la ventana del burdel, allí se veía el escenario donde las chicas bailan y enseñan su culo a todos los clientes que estaban sentados bebiendo. Ella dio la vuelta y buscó otra ventana donde se encontraba la habitación de la chica que le cuidó desde que era bebé. Se asomó y allí estaba, la chica se encontraba en la habitación con un hombre desconocido. El hombre se acercó a ella y la empujó con fuerza hacia la cama. La chica estaba un poco asustada pero se dejaba hacer lo que él quisiera. El hombre empezó a romperle la ropa y le pegó un cachetón a la chica, ella lloraba en silencio mientras no se resistía. El hombre sacó una daga de su bota y empezó a romper el corset, tras eso puso a la chica boca abajo y le puso la daga en la garganta mientras empezó a violarla. La chica miró un momento a la ventana y se fijó que estaba la niña mirando, puso los ojos como platos y le dijo que se marchara con la vista, la niña asustada se quedó mirando, su cara empezó a enrojecer, mientras cerraba los puños con fuerza, la niña fue corriendo a la casa de al lado, cada paso que daba se enterraba en la nieve cuajada, cuando puso sus manos en un hacha pequeño que estaba clavado en un tocón de un árbol y tiró con fuerza para sacarlo. No le costó demasiado ya que no lo habían clavado tan profundo como otras veces. Al volver a la ventana sus pasos en la nieve fueron marcados pero ella fue borrándolos para que nadie se diera cuenta.  Se volvió a asomar en la ventana mientras que su vaho tapaba lo que quería ver y allí estaba el hombre pegando a la chica, mientras ella estaba en una esquina encogida. La niña abrió la ventana de par en par y saltó dentro, ágil cual niña joven, con ayuda de su cuerpo ligero encima de la cama que le dio un impulso gracias a los muelles para llegar al hombre. Cuando se encontraba en el aire justo a la altura de la cabeza del hombre la cortó por la zona del cuello sin pensárselo dos veces. El hacha traspasó su cuello rápidamente, pero para la niña fue en cámara lenta, sintió como la carne y el hueso se iban separando mientras ella avanzaba con su mano. Las sangre salpicó en la cara de ella,  bañó a la chica que estaba en la esquina  y pintó  todo el cuarto de rojo intenso. La chica que estaba encogida en la esquina  levantó la vista al hombre y se quedó blanca al ver que no tenía cabeza, pero no gritó, vio como el cuerpo caía lentamente hacia atrás desplomado mientras la sangre que salía de su cuello manchaba todo. La cabeza cayó al suelo, rodó un poco hasta quedarse quieta, tenía una expresión de agresividad, sus ojos de rabia. La niña tiró el hacha al suelo con desgana, como si le pesara  y se sentó al lado de ella mirando el cuerpo sin ninguna expresión, cruzó las piernas y posó sus brazos en las rodillas. Manchó sus manos de sangre y después la olió, cogió la cabeza del hombre que chorreaba sangre por los pelos y se quedó mirándola durante unos segundos, tras eso la escupió con rabia, esta vez la expresión que se dibujó en la niña de tan corta edad fue de asco. La chica miró a la niña y la arrastró hacia ella abrazándola, eso hizo que la niña tirara la cabeza al suelo con el resto del cuerpo.
 
-. Tranquila... No pasa nada... Yo te sacaré de este lío... - Susurró la chica con su voz ronca y media tartamudean te de los nervios.
La chica se levantó y empezó a recoger todo, arrastró el cuerpo hasta dejarla cerca de la ventana.
-. Tráeme un caballo, vamos a sacar este cuerpo de aquí .-
La niña salió por la ventana de un salto enterrando sus pies en la nieve, echó a correr por el pueblo, las ventanas de las casas estaban cerradas, no había luz alguna, ya estaban todos durmiendo, no había nadie fuera, la niña cogió el primer caballo que vio, saltó de una forma escurridiza consiguiendo montar en él y lo llevó hasta la ventana. La chica montó el cuerpo que estaba envuelto entre las sábanas y la cabeza.
-. Llévatelo lejos, que no se sepa de esto .- La chica siguió limpiando las cosas mientras que la niña se alejaba de la ventana. La niña miró atrás mientras veía el cuarto lleno de sangre, el caballo con paso firme se alejaba del burdel hasta que desapareció de vista.
 
Tras galopar horas por el bosque nevado el caballo se paró por la forma en que la niña tiró de las riendas y ella se bajó del caballo de un salto. Hacía frío, no se veía mucho, todo era igual a los alrededores, árboles grandes, y más árboles... Todos nevados, todos iguales. Era imposible ver el cielo desde esa zona, ya que la copa de los árboles no permitían ver lo que había encima de ellos, muchos ruidos extraños se escuchaban y no se sabía de donde provenían, ¿Qué serían? ¿Pájaros? ¿Algún animal? ¿Bandidos? qué más daba. Miró a su alrededor quedándose pensativa, hasta que de pronto le prestó atención a un sonido en especial, se escuchaba el sonido del agua correr, como si un río estuviera cerca. Empezó a caminar, mientras que llevaba en una mano las riendas del caballo por lo que él lo seguía, siguiendo el sonido, que cada vez se escuchaba más alto y más claro. Se paró de pronto y allí se encontraba frente al río que sus aguas cristalinas no estaban congeladas, la niña acercó el caballo al río y tiró de la cuerda que hizo que el nudo desapareciese y el cuerpo cayera al agua salpicando. Sus aguas cristalinas se tintó de rojo y con la rapidez del río el cuerpo y la cabeza fueron chocándose con las piedras que se encontraban y desapareciendo de la vista que podía alcanzar la niña. Tras ver que desapareció la niña soltó una pequeña risa divertida.

_____________________________________
Cuenta del juego: Isiliel
Nombre del PJ: Isiliel Went Nessa
Raza: Elfa
Sexo: Femenino
Clase: Hechicera.
Retrato Isiliel:
 
Volver arriba Ir abajo
https://www.instagram.com/veroisiliel/
Isiliel

avatar

Mensajes : 26
Fecha de inscripción : 16/06/2017
Edad : 25
Localización : Gran Canaria

MensajeTema: Re: Isiliel Went (La elfa de hielo)    Miér Jul 05, 2017 1:40 pm

                                                             ✿CAPITULO 4



      Primera venganza 





 
Ese día era su cumpleaños, al menos sabía qué día había nacido. Por fin, estaba más cerca de poder conocer mundo y encontrar a su familia, estaba llegando a la mayoría de edad humana. Ella se encontraba en la cocina del burdel, cogía comida y se las llevaba a la boca como si tuviera prisa comiendo. ¿Había vuelto al burdel pudiendo haberse escapado cuando era pequeña? Así era, volvió, no todo era tan fácil en las tierras gélidas, todo eso era un laberinto, y los pueblo estaban muy lejos, además de que ella no conocía ningún camino, ni siquiera le habían enseñado a coger un arma para defenderse, aunque ella sí lo hacía a escondidas. No era lo suficientemente tonta como para dejar que la suerte le salvará o no.
Se le grabó en la mente aquella muerte, le gustó de una forma muy preocupante, la satisfacción de haber matado a alguien malo, pero no había vuelto a matar a algún humano, elfo, semielfo... Pero sí a los animales. Así es, no fue lo suficiente estúpida, descuidada para irse ella sola y morir de frío. Ella desde pequeña lo tenía todo calculado, lo medía todo perfectamente, tenía que salir todo perfecto, y buscaba los errores por todos lados, si algo no le salía bien se castigaba ella sola hasta aprender de ese error.
 
Al acabar de comer en la cocina salió corriendo por la puerta y miró la sala central, y allí siempre lo mismo, hombres borrachos y mujeres desnudas intentando los desplumar. Y allí estaba, en frente el despacho de Rúmil, la puerta estaba abierta ya que él tenía ganas de ver a las chicas desnudas. Su aspecto era aún más viejo, normal, los años no tenía piedad con él. De repente Rúmil clavó la mirada en aquella adolescente tan hermosa, ella alzó una cejas y siguió su camino hacia la puerta principal como si no lo hubiese visto. Justo cuando estaba a punto de abrir la puerta una mano grande y pesada se posó en el hombro derecho de ella, y ella miró atrás. Vio ese rostro tan asqueroso de aquel viejo.
-. Esta noche te quiero aquí pronto .- Soltó con su voz ronca.
Ella asintió y salió al pueblo, como siempre nevado, esas tierras nunca se habían visto sin nieve. Vio a la gente caminar tranquilamente, ese día no hacía sol, el cielo estaba tapado por nubes oscuras, pero no hacía frío. Unos talaban árboles, mujeres cocinaban en la puerta de su casa, y un grupo de chicos y chicas de la misma edad de ella estaban apartados a un lado del pueblo hablando entre ellos.
Ella nunca se había interesado por ellos pero ese día le entró curiosidad,  así que decidió acercarse. Cuando los chicos se dieron cuenta de que venía se quedaron mirando para ella callados, enrojecidos y con la boca abierta. Las niñas dirigieron la vista donde ellos y se dieron cuenta a quien miraban, fue cuando se enfadaron y les dieron codazos para que dejara de mirarla. ¿Por qué actuaban así? Era normal, sus ropajes eran demasiados sexys para su edad, corsets, falda, telas casi invisibles, pero ella no tenía frío, además esa era la ropa con la que se había criado, y era con la que estaba a gusto. Con pasos seductores y tranquilos ella se acercó al grupo. Los chicos cada vez se ponían más nerviosos, tenían a la chica más guapa que habían visto en su vida acercándose. Las chicas miraban mal a la chica hermosa, pero a ella no le importaba, para ella no existían, y seguía con sus pasos seguros sin dudar en ningún momento.
Una de las chicas soltó en alto. -. Lárgate, no te queremos aquí .-
Ella sonrió levemente mientras seguía caminando hasta pararse ante ellos.
-. ¿No te he dicho que te largues? .- dijo la chica enfadada.  
-. Sí, ¿Y te tengo que hacer caso? .- dijo la niña son su voz calmada, y suave.
-. ¡Pues claro! ¡No te queremos aquí! .- la chica cada vez chillaba más fuerte.
-. No creo que eso es lo que quieran ellos .- La niña se acercó a uno de los chicos y con su mano suave acarició la mejilla de uno. Fue de pronto cuando otro chico saltó hablando.
-. Déjala, nosotros si queremos que esté aquí .- dijo él.
La niña sonrió y miró a la chica chillona que estaba mirando mal al que estaba hablando.
-. Bueno, ¿Cómo os llamáis? .- Sus labios hablan pero para los chicos era una ángel que susurraba cantando.
-. Yo Ruy .- Dijo uno de los chicos con prisa.
-. Aznar .- soltó rápidamente el otro chico.
A la vez hablaron las dos chicas que estaban al centro de ellos. -. Gisla .-  -. Aelis .-
-. Bonitos nombres .- dijo la niña.
-. ¿Y tú? .- Salto a toda prisa Aznar.
-. ¿Yo? Pues no tengo nombre para que me llaméis de ningún modo .-
-. ¿No tienes nombre? .- Saltó Gisla criticona casi riéndose de ella.
-. ¡Qué fuerte! .- siguió Aleis. Fue cuando ellas empezaron a reírse, y la risa contagió también a los chicos.
La niña se quedo seria mirando tranquila a los chicos. Le clavo de tal manera la mirada que parecía que les iba a arrancar el alma a cada uno, que de reír pasaron a quedarse callados, medios nerviosos.
Ella se dio media vuelta y volvió por donde vino, nadie le dijo nada.. se limitaron a quedarse callados.
Cuando llegó al burdel cuatro hombres vestidos con sombrero, y ropa cara se quedaron mirando para ella, ella siguió su camino hasta la habitación sin mirar a nadie.
Paso horas allí hasta que se hizo la hora de cenar, la hora en la que aquello se llenaba hasta las tantas de la noche. Se levantó lentamente de la cama y se dirigió al baño de las chicas. Subía las escaleras tranquilamente, acariciando la barandilla con dos de sus dedos de la mano derecha. En su mente se le pasaba una canción de piano dulce y a la vez triste, le encantaba el sonido del piano, lo había escuchado gracias a que allí mismo en el burdel a veces tocaban el piano, ya que una de las chicas era barda lo cual cuando no había gente dejaba que sus sentimientos fluyera en aquel viejo piano.
Al llegar al primer piso giró y se metió en el cuarto de baño. Lo cerró con llave y alejó la llave de la puerta. Era un cuarto pequeño, había una bañera, una mesa con espejo, una ventana que estaba tapada gracias a las telas que colgaban de ella. Se metió en la bañera y se dio un baño rápido. Tras eso se vistió con otra ropa y salió de allí. Bajó las escaleras y justo en frente se encontraba Rúmil con tres hombres más. Los cuatro hablaban, Rúmil intentaba tranquilizar a los hombres, mientras ellos alterados murmuraban cosas moviendo las manos agitadamente. Fue cuando Rúmil fijó su mirada en mí, los hombres se dieron la vuelta y se quedaron hipnotizados mirándola.
-. Ven aquí niña .- Rúmil alzo la voz para que ella la escuchara.
Ella asintió y se acercó, se paró frente a ellos sin decir ni una palabra. Tenía la cabeza bien alta y miraba solo a Rúmil a los ojos. Mientras tanto los hombres se quedaron mirando a las tetas de ella, ella ni se inmuto, ni dijo nada al respecto.
-. Estos clientes están comprando tu virginidad para ellos .- soltó fríamente.
Ella se quedó callada, quieta, sin ninguna expresión, sin apartar la mirada de los ojos de Rúmil.
-. Mmmmm.. .- Rúmil se quedó pensativo. -. Creo que lo que estáis ofreciendo es muy poco valor de lo que cuesta ella .- Rúmil apartó a la niña de ellos y la puso detrás de él.  Los hombres empezaron  a quejarse y a intentar convencer a Rúmil para llevarse la virginidad. Ella miró a los cuatro hombres ocupados y se fue del burdel, para visitar el pueblo una vez más.
 
Fue a una de las casas y se asomó por una ventana. Era el cuarto de Aznar, era pequeña pero muy acogedora. Aznar miró a la ventana y al ver a la niña la abrió. -. ¿Estás bien ?.- Dijo el niño preocupado. La niña comenzó a llorar. -. No... Por favor ayúdame...- Dijo en susurros la niña. Aznar saltó de su ventana a la nieve que había fuera y con una manta tapo a la niña. -. ¿Qué te ocurre? .- dijo el niño intentando verle la cara. Cuando consiguió verla se quedó hipnotizado como siempre, pero esta vez aún la “magia” le atrapaba más, ya que sus ojos tenían lágrimas y la luz de la luna hacía que brillasen.
-. Por favor... Haz algo muy importante para mí, prométemelo .- Dijo ella.
El chico asintió sin pensarlo dos veces. -. Pide lo que quieras .-
-. Por favor.. mata a  Gisla y Aelis.. Hazlo por mí .- La niña cogió las manos del niño y las acaricio, tras eso posó su cabeza en el hombro de Aznar mientras se secaba las lágrimas en él.
Aznar que parecía hechizado asintió, cogió una espada de su cuarto, y se dirigió al cuarto de las niñas dónde las degolló sin hacer ningún ruido y las dejó acostadas en la cama tapadas.
Al volver Aznar a su ventana donde la había dejado a ella sola, vio que Ruy estaba con ella apunto de besarse los dos. Aznar se cegó de celos y fue corriendo hacia ellos hasta clavar su espada en Ruy. Ella se quedó mirando a Aznar con una sonrisa dibujada en su boca. -. Muchas gracias.. .- Dijo ella con voz dulce. Se levantó y abrazó a Aznar que él se calmó al sentir aquel abrazo cálido. Aznar tras sentir esa sensación cálida y cariñosa pasó a dolerle la barriga y empezó a tener frío. Aznar al mirarse el estómago tenía una daga clavada agarrada por la mano dulce de ella. El se quedó mirándola unos instantes, miraba su sonrisa, hasta que de pronto poco a poco se le fue nublando la vista hasta que fue desplomado en la nieve.  Ella tiró la daga la lado del cuerpo de Ruy, pareciendo que se habían matado entre ellos. Ella borró sus huellas y desapareció sin más. Esa noche se acostó a dormir en la cama de su propio cuarto que Rúmil le había dado recientemente. Estaba tumbada en la cama mirando la ventana que estaba a su lado, observando la belleza de la luna que estaba llena, y la belleza de las estrellas. Le dedicó una sonrisa durante unos segundos y se quedó dormida.

A la mañana siguiente tan solo al salir los primeros rayos de sol se escuchó un chillido de una mujer tan agudo que despertó a todo el pueblo.. La niña abrió los ojos mirando al techo y se echó a reír, disfrutando del momento, sabía la razón de esos gritos.  




_____________________________________
Cuenta del juego: Isiliel
Nombre del PJ: Isiliel Went Nessa
Raza: Elfa
Sexo: Femenino
Clase: Hechicera.
Retrato Isiliel:
 
Volver arriba Ir abajo
https://www.instagram.com/veroisiliel/
Isiliel

avatar

Mensajes : 26
Fecha de inscripción : 16/06/2017
Edad : 25
Localización : Gran Canaria

MensajeTema: Re: Isiliel Went (La elfa de hielo)    Jue Jul 06, 2017 1:37 pm

                                                                    ✿CAPITULO 5                                                                
                                                          
                                                                ও Oscuridad ও 


        
Ya la niña tenía aspecto de mujer, una chica que aparentaba entre dieciocho y veinte años humanos que estaba sentada ante un espejo peinándose el pelo largo. Su rostro era serio, su mirada profunda y fría. Su piel tan pálida como siempre. Al acabar de peinar su pelo liso, dejó el cepillo encima de la mesa a un lado y cogió el carmín rojo, lo destapó con tranquilidad y acarició sus labios pintándolos suavemente. Se levantó y se colocó bien sus ropajes provocativos del mismo color de sus labios y negro. El corset dejaba ver sus curvas y sus pechos aplastados. Se miró al espejo mientras con una mano cogía un colgante de la mesa que tenía una piedra rubí, se colocó el colgante cerrando los ojos y suspiró.
-. Lista .- Dijo tajante.
Se puso frente la puerta y la abrió lentamente, hizo un barrido con su mirada de la sala. Estaba lleno de hombres sentados bebiendo como siempre, las chicas bailaban y provocaban a los hombres, todas ellas intentaban convencerlos de que se fueran a la cama con ellas. Hay que destacar que los hombres y las mujeres que estaban en la sala no eran los mismos que ella veía de pequeña, ya que casi todos eran humanos, hay que recordar que la vida de los elfos es más larga, sí, todos los anteriores o eran muy viejos, o ya yacían muertos. De pronto todo el mundo le miró a ella que estaba parada en la puerta, los hombres con cara de deseo y las mujeres con cara de celo y asco. La chica empezó a caminar sin mirar a nadie, subió las escaleras del escenario lentamente con la cabeza bien alta y se paró allí mismo en el centro. Unos segundos de ella estar ahí una música de piano comenzó a sonar y ella empezó a mover sus caderas con un movimiento suave, empezó a bailar de forma sexy, mientras miraba al vacío.
Los hombres empezaron a silbar y a gritar piropos. Cuando ella se fijó al final de la habitación, allí estaba Rúmil quieto de brazos cruzados mirando el escenario.
Sí, ¿Cómo es que sigue vivo después de tantos años siendo tan solo un humano? Nadie lo sabía, nadie quería preguntar, ya que su pregunta se respondía con la muerte.
Rúmil le dedicó una leve sonrisa y se fue a su despacho.
Tras acabar su número ella bajó del escenario y fue al despacho de Rúmil. Allí estaba él sentado al lado de su chimenea que crujía continuamente.
-. Acércate .- Rúmil soltó sin más.
Ella se acercó dejando de por medio la mesa y se quedó de pie mirando a Rúmil sin decir nada.
-. Han habido más ofertas de tu virginidad, pronto cogeré una, por supuesto será la más alta, al resto les rechazaré  la oferta, esta noche vienen unos veinte hombres para ofrecer su dinero por ti, simplemente quería que lo supieras .- Decía Rúmil mientras con una pluma rayaba una hoja en blanco haciendo garabatos.


Ella se quedó callada, y no hizo ningún movimiento.
-. Puedes irte ya, a la noche te quiero bien limpia .-
Ella se dio la vuelta y salió de aquel despacho. Fue directamente a su cuarto donde se tiró a la cama boca arriba para relajarse y pensar las cosas.
(Hace años que tus ojos no sueltan una lágrima, pero tú y yo sabemos que estás tan desesperada y triste que te matarías aquí mismo ahora. ¿Qué más da? ¿Quién me perdería?) Sus pensamientos hacía eco en su cabeza.
(Ya eres mayor de edad… Sí… Véngate, véngate y vete, quema este lugar ya puedes sobrevivir tu sola, puedes atrapar a cualquier hombre para que haga tus deseos realidad, estúpidos hombres.) en su boca se dibujó una sonrisa. (Pensando en que la luz les protege, y haciendo sus pecados más grandes, tan débiles que por una mujer guapa harían todo..) Se levantó y cogió ropa limpia, su cepillo del pelo, y unas velas. Se dirigió al baño.
Como siempre había cerrado la puerta  y la llave alejada. Se fue quitando la ropa poco a poco, cada vez que se quitaba una prenda cogía aire, ya que se sentía liberada. Se escuchaba el agua como caía en la bañera para llenarse. Cuando acabó de desnudarse puso velas alrededor de la bañera y las encendió, cerró el grifo del agua ya que la bañera estaba suficientemente llena. Echó un líquido en el agua que al removerlo hizo espuma, y entonces se metió. Sentía el agua por su cuerpo, le gustaba esa sensación, flotar, ligereza, suavidad. Se acostó, su pelo colgaba hasta llegar al suelo. Apoyó a la cabeza en la  bañera y cerró los ojos relajándose totalmente. Ella sabía que en ese momento Rúmil estaba teniendo la reunión abajo, sólo se escuchaban gritos y golpes.


Pasó una media hora, ella aún estaba en la bañera, y pensaba quedarse aún más tiempo, hasta que de pronto se escucharon golpes en la puerta fuertes y salvajes, ella abrió los ojos pero no se movió, tras eso el cristal de la ventana se rompió al lado de ella por culpa de una piedra pero no llegó a pasarle nada. Se sentó mientras se ponía una bata de seda y miró por la ventana, allí había cuatro hombres gritando.
-. ¡Será mía! .-
De pronto tiraron la puerta abajo, y ella miró, había diez hombres más, gritando lo mismo. Corrieron hasta ella y empezaron a tirar unos de un brazo, otros de otro.
-. ¡Es para mí! .- Gritaban. -. ¡No, será mía, soltarla¡ .-
Ella extrañada miraba a todos los hombres y ponía cara de dolor porque le estaban empezando a hacer daño, hasta que de pronto sintió como algo le cogió por la cadera y la empujó hacia la ventana, ella empezó a caer de espalda al suelo, mientras que sus ojos estaban clavados en los hombres que se asomaban alterados por la ventana que cada vez estaban más lejos. -. ¡No! ¡Se va a matar! ¡¿Qué hacéis?! .-         
-. ¡Cogedla! .- Todos los hombres gritaban alterados mientras ella caía del segundo piso casi desnuda. De pronto sintió un golpe fuerte en la cabeza, y cerró los ojos por el enorme dolor que sentía. Abrió los ojos por unos instantes viendo borroso, había hombres alrededor gritando. -.¿Está muerta?.-

-. ¡Haced algo o iremos todos a la cárcel! .- Sus ojos se cansaron, dio un último suspiro y cerró los ojos quedándose todo oscuro.



_____________________________________
Cuenta del juego: Isiliel
Nombre del PJ: Isiliel Went Nessa
Raza: Elfa
Sexo: Femenino
Clase: Hechicera.
Retrato Isiliel:
 
Volver arriba Ir abajo
https://www.instagram.com/veroisiliel/
Isiliel

avatar

Mensajes : 26
Fecha de inscripción : 16/06/2017
Edad : 25
Localización : Gran Canaria

MensajeTema: Re: Isiliel Went (La elfa de hielo)    Lun Jul 10, 2017 10:09 pm

                                                                     ✿CAPITULO 6                                                                
                                                          
                                                                Nuevo comienzo 
 


Tras horas de oscuridad… de pronto empezó a sentir dolor, mucho dolor, un frío intenso penetraba en sus venas, y recorrían todo el camino de forma lenta como si de miles de raíces se trataran, desesperada, la chica intentó mover su cuerpo de la desesperación pero no pudo, el sudor empezó a caer por la frente pero daba la sensación de que que antes de que este terminara su recorrido esta se ponía sólida y quedaba en la piel enganchada. Isiliel sentía que miles de agujas se inyectaban en su cuerpo con una lentitud abrumadora . Sus ojos se abrieron  de par en par, lo primero que pudo ver es que ante sus ojos, en el techo había un hueco enorme donde se podía ver una luna llena que brillaba con intensidad abrumadora, dando todo su brillo encima de ella. De pronto miró alrededor buscando una respuesta, se encontraba en una cueva de hielo pero que emanaba igualmente fauna de ella, y se escuchaba el leve sonido de una cascada. Frente a ella había una chica intentando calmarla, pero estaba bastante alejada y con ese dolor desgarrador no podía entender que le decía. De sus manos emanaba una luz blanca que penetraba en el agua dónde Isiliel se encontraba sumergida flotando con suavidad, y le abrazaba.


-. Tranquila, se te pasará pronto, relájate .- Decía esta chica con una voz familiar.


Isiliel no entendía qué estaba pasando, empezó a gritar con agonía, parecía que el tiempo se le paraba, miraba alrededor asustada, su mirada siguió el recorrido circular de la cueva y allí le encontró, tan cerca, tan resplandeciente, tan grande, tan perfecto… Aquel dragón plateado que estaba herido y de él emanaba su sangre de color plateada, tan brillante, tan pura… Esta por arte de magia iba directa a través del agua al cuerpo de ella, cuando esta sangre empezó a penetrar en su cuerpo sintió la relajación por completo, había desaparecido toda la desesperación, todo el dolor completamente, Isi exhausta dejó de gritar, miró a esa Luna enorme brillar y fue cerrando los ojos lentamente entre un suspiro de alivio hasta perder otra vez el conocimiento.


Una voz le hablaba con un hilo de voz en la cabeza -. Tranquila, ya estas a salvo, relájate, duerme... .- Decía la chica susurrante.


Mientras Isiliel se había quedado en trance flotando en ese manantial, su pelo rubio fue cambiando desde la raíz hasta las puntas poco a poco perdiendo su color dorado y quedando tan blanco y brillante bajo aquella luna llena. Su piel que ya era pálida tornó un poco más blanca y sus mejillas cogían un poco de color rojo, la respiración de ella era ya de paz y calma.




La voz seguía hablando en su mente de forma suave. -.Te tenía vigilada para que no te pasara nada, bueno, para que no murieses y la verdad.. Tu vida ha sido dura, pero.. Tú lo has sido más.. Es lo único que te puedo decir hasta hoy .- Lúthien le susurraba cual ángel.
Isiliel se intentaba comunicar con ella mediante la respuesta mental -. Necesito saber qué está pasando .- soltó con un hilo de voz y suavidad en su mente.
-. Hoy no mi vida, algún día te contaré y mostraré todo en este mismo lugar, pero ahora necesito que olvides lo que has vivido hasta aquí y comiences una vida nueva, encontrarás respuesta, lo prometo .-
La voz de Lúthien eran tan hipnótica que parecía que era su protectora.
Después de escuchar esta frase Isi no volvió a escuchar nada más. Al despertar se alzó de forma rápida y seca, estaba acostada en una altar de hielo con una almohada en la cabeza y estaba rodeada de miles de cristales congelados que brillaban con intensidad. Ella bajó las piernas y miró alrededor, todo estaba en calma, no había nadie, sólo ella, ese manantial bajo la luna y todo ese hielo alrededor.


Posó su mano en los cristales brillantes y los observó curiosa, al ver que eran de una forma mágica cogió dos y se las guardó en un bolsillo. -. ¿Dónde estoy? .- su voz suave hizo eco en aquella cueva. Se llevó la mano a la frente cuando intentó recordar qué había pasado, pero no había nada… ¿Qué había pasado? ¿Dónde estaba? ¿Cómo era su nombre? ¿A quién conocía? No recordaba nada. Esta desesperada miró las piedras que le susurraban “Isiliel Went” … “Isiliel Went” la chica miró las piedras durante horas y entendió al final que ese sería su nombre en adelante. Esta se levantó del altar y comenzó su camino a la salida de aquella cueva larga y enorme que estaba congelada. Mientras salía de ella tocaba las paredes y en su mente resonó su voz -. Me siento diferente… .- rozaba el hielo con las puntas de sus dedos mientras andaba -. No tengo nada de frío aquí dentro, ni tocando el hielo, es extraño.. .- sus palabras se abalanzaron en la mente.






_____________________________________
Cuenta del juego: Isiliel
Nombre del PJ: Isiliel Went Nessa
Raza: Elfa
Sexo: Femenino
Clase: Hechicera.
Retrato Isiliel:
 
Volver arriba Ir abajo
https://www.instagram.com/veroisiliel/
Isiliel

avatar

Mensajes : 26
Fecha de inscripción : 16/06/2017
Edad : 25
Localización : Gran Canaria

MensajeTema: Re: Isiliel Went (La elfa de hielo)    Mar Jul 11, 2017 10:55 pm

                                                                       ✿CAPITULO 7                                                                
                                                          
                                                               Dulce Anciano 






Isiliel avanzaba por esos pasillos de hielo intentando recordar algo de lo que había pasado, pero nada… Su mente estaba tan vacía como ella. Estaba ensimismada en sus pensamientos y cuando se dio cuenta ya había salido de aquella cueva tan extraña, la nieve caía lentamente y no se podía ver nada a simple vista. Isiliel continuó caminando sin saber a dónde dirigirse, confusa,  se abrigaba instintivamente con la capa pero no entendía por qué, ya que no sentía nada de frío. Los copos de nieve que chocaban en su cara eran tan agradables como la lluvia o las caricias.


A las horas de caminar y ya un poco exhausta Isi visualizó un pequeño poblado, no dudó en aproximarse y ver que eran nobles y no unos bandidos que pudieran hacerle daño. Unos soldados le miraban extrañados pero la dejaron pasar ya que no suponía ningún peligro, tan frágil, tan inofensiva.
Isiliel estuvo andando por ese poblado y mirando por las ventanas, en todas ellas se veía que era una fecha peculiar, todos en sus casas cenaban felices y en paz, algunos con unos sombreros rojos. Esta no sabía a dónde acudir por lo que se sentó en el suelo sin más a esperar.
Al poco vio como una especie de robot le ofrecía una flor ¿Qué era lo que estaba viendo? esta miró alrededor y observó cómo un señor mayor le sonreía y se acercaba a ella. El anciano le ofreció la mano a la chica y le ayudó a levantarse.


-. ¿Te gusta mi golem?, es una versión en miniatura, tranquila no te hará daño .- El señor le habló de forma dulce a la chica, en su voz había tanta nobleza.


Isiliel cogió la flor que el golem le estaba ofreciendo y sonrió al señor. -. Muchas gracias .-
-. ¿Estás sola en navidad? .- preguntó el señor con cariño.
-. Sí… Estoy sola… ¿Navidad? .- la pequeña elfa ladeó su cara curiosa, ya que nunca había escuchado esa palabra.

El señor rió y le ofreció que le siguiera, sus pasos se hundían en la nieve cuando comenzaron a caminar.
-. Es normal, es una costumbre un poco extraña, las familias cenan y se reúnen para darse regalos, amor y cariño .-
La elfa asintió extrañada mientras seguía a el señor.
-. Si quieres te puedes quedar en mi casa, yo también estoy sólo, desgraciadamente mi mujer ha fallecido hace poco, y no me gusta nada estar solo .- el señor sonrió a la pequeña elfa con un poco de amargura.
-. ¿Qué te ha traído por aquí a qué te dedicas?.-  el señor ya abría la puerta de su casita y ofrecía entrar a Isiliel. Ella negó y miró al suelo con tristeza -. No… No soy nada, no.. hago nada, he llegado aquí no sé cómo ni por qué .. .- esta miró sus manos sintiéndose una inútil y el señor rió.
Este le cogió el mentón y le alzó la vista -. Niña, todos somos algo en este mundo, estoy seguro de que una preciosa elfita como usted sea algo, parece un pequeño ángel pero veo que no tiene alas, quizás… Um, bueno, lo descubrirás pero mientras te puedo ofrecer esto .- El señor mayor le dejó en sus manos un par de libros de cuentos fantásticos. -. Seguro que te gustarán y podrás decir que te encanta contar cuentos, y ahora.. ¡A cenar! .- El señor la llevó a su humilde comedor que estaba repleta de velas, una hoguera que calentaba la casa, la mesa estaba repleta de comida, y un plato solitario.
El señor fue un momento a la cocina y apareció con otro plato más y un vaso.  -. Seguro que te sentirás mucho mejor con el estómago lleno, menos mal que he tenido que salir antes de cenar .- decía dulcemente el señor mientras le servía gran cantidad de comida al plato de Isiliel.
Por un instante Isiliel barrió con la mirada aquella casa, era muy curiosa ya que estaba llena de millones de “muñecos” y golems que se movían y correteaban, una estantería llena de muchos modelos y una mesa donde parecía que era donde creaba esas preciosidades.


Isiliel miró al señor y le sonrió de forma dulce y asintió -. Muchas gracias por su ayuda, seré la mejor cuenta cuentos de la historia… y usted… .- Esta miró alrededor -. Usted el mejor creador de criaturitas .- El señor rió y pasaron una velada cual nieta y abuelo juntos.



_____________________________________
Cuenta del juego: Isiliel
Nombre del PJ: Isiliel Went Nessa
Raza: Elfa
Sexo: Femenino
Clase: Hechicera.
Retrato Isiliel:
 
Volver arriba Ir abajo
https://www.instagram.com/veroisiliel/
Isiliel

avatar

Mensajes : 26
Fecha de inscripción : 16/06/2017
Edad : 25
Localización : Gran Canaria

MensajeTema: Re: Isiliel Went (La elfa de hielo)    Miér Jul 26, 2017 7:25 pm

                                                                          ✿CAPITULO 8 

                                                               ঌ Bienvenida a Heystad 






Amaneció tras la bonita velada que había tenido Isi con Clous y era hora de partir. Isiliel se encontraba en la puerta de la cabaña y se lanzó a abrazar al señor mayor que le había acogido aquella noche.
-. Muchísimas gracias .- Isiliel se separó de aquel abrazo y le dedicó una sonrisa amable llena de gratitud.
-. No es nada pequeña, puedes venir a visitarme cuando gustes, estaré aquí esperando .- Clous con su voz ronca y amable soltó entre carcajadas.
Isiliel comenzó a alejarse de allí, de vez en cuando giraba la cabeza para visualizar aquel viejo adorable que se despedía con la mano… ¿Cómo podía haber cogido tanto cariño a una persona de la noche a la mañana?. Así fue… Cuando ya no pudo verle a lo lejos Isiliel cogió una bocanada de aire y continuó a la salida, sentía que alguna parte de ella quedaba atrás… y eso dolía, pero tenía que continuar su camino. Cuando esta ya alcanzó la entrada de la muralla del pueblo los soldados le miraron.
-. ¿Pretende irse sin montura señorita? .- Soltó el soldado más cercano.
-. Sí… No tengo montura ¿Por qué? .- miró Isi preocupada a aquellos soldados.
-. No podrá sobrevivir sin montura, pero está de suerte, hoy tengo a unos soldados que tienen que ir lejos ¿A dónde se dirige? mis soldados van camino a Heystad .-
-. Bueno… no tengo aún destino establecido, pero si ustedes me dejan ir..  me uniré al viaje .- Isiliel sonrió de forma amable y preocupada.
-. Claro, no queremos que por nuestra culpa no sobreviva, le prestaremos una montura y se mantendrá cerca de mis soldados hasta llegar al pueblo ¿De acuerdo? .- El soldado habla de forma firme, pero había un hilo de preocupación en él. ¿Qué pasaba? todos los del pueblo eran tan protectores y amables.
Los soldados dejaron a Isiliel el caballo más pequeño ya que ella no es muy alta y comenzaron el largo camino. Pasaron días, tardes y noches… primero por nieve, después por bosques y por último llanuras. Todas las noches paraban para acampar y dos soldados quedaban de guardia. Isiliel ya que sentía que no podía hacer nada de utilidad, intentaba preparar la cena a los soldados y a la hora de cenar leía cuentos, contaba historias para entretener a estos, ellos reían y le escuchaban con gran interés, todos se comportaban como buenos soldados.
Y por fin, al cabo de varios días de viaje, llegaron a Heystad, los soldados miraron a la chica y sonrieron.
-. Por fin hemos llegado, sana y salva, aquí estarás en buenas manos .- Uno de ellos se le acercó y le ofreció la mano para ayudarla a bajar de su montura. Ella la cogió y bajó de un salto.
-. Os echaré de menos, no puedo agradecerles lo que han hecho por mí .- dijo la pequeña elfa con los ojos cristalizados por las lágrimas que no conseguían salir de sus ojos.
-. No te preocupes pequeña, nos volveremos a ver y nos contarás nuevas historias .- el soldado montó de nuevo en su montura y comenzaron su camino hacia el norte mientras se despedía con la mano de la elfa y se desvanecían en el camino.


Isiliel con nerviosismo entró al pueblo y miró alrededor, allí un enano llamado Hallmar se le presentó, ella desconfiada pero amable se presentó, pasaron un buen rato juntos charlando. Era el primer enano que Isiliel había conocido y había sido tan fascinante e interesante como nunca había imaginado, quizás se podría decir que Isiliel por fin había entablado su primer conocido cercano en aquel pueblo.
Esa misma noche, en la plaza, un hombre extraño llamado Kirk se presentó y comenzó a abordarla con preguntas incómodas que no quería responder y la pequeña elfa avergonzada se sintió de una forma u otra atacada y decidió que era el momento para desaparecer y poder ir a descansar en la posada.  
Allí acostada en la cama, Isiliel se sentía rara al usar una cama que todo el mundo podría haber usado. Sacó su librito marrón engarzado con detalles dorados y comenzó a escribir con una caligrafía bonita y pulcra .

 He aprendido la lección y no permitiré que me olvide de nada más de mi pasado por lo que a partir de hoy guardaré mis recuerdos.
Hoy por fin he llegado a  Heystad, me siento asustada y avergonzada. Hoy he conocido a Hallmar el primer enano que he visto desde que tengo memoria, ha sido muy amable y atento, no sabía que estos fueran tan amigables, la verdad es que creo que puedo confiar en él.
La plaza del pueblo estaba abarrotada y había un señor muy peculiar que no se quitaba el yelmo... no paró de hacerme preguntas incómodas, la verdad es que era muy extraño. No quiero volver a verle jamás, demasiado interés al instante.

Tras esto Isiliel cerró su libro de un golpe seco y lo guardó bajo la almohada, pasó horas mirando el techo hasta que logró cerrar los ojos para descansar, pero no quedó dormida.




_____________________________________
Cuenta del juego: Isiliel
Nombre del PJ: Isiliel Went Nessa
Raza: Elfa
Sexo: Femenino
Clase: Hechicera.
Retrato Isiliel:
 
Volver arriba Ir abajo
https://www.instagram.com/veroisiliel/
Isiliel

avatar

Mensajes : 26
Fecha de inscripción : 16/06/2017
Edad : 25
Localización : Gran Canaria

MensajeTema: Re: Isiliel Went (La elfa de hielo)    Dom Jul 30, 2017 12:18 pm

                                                              ✿CAPITULO 9
                                                                                   
                                                                        শ Hilo rojo 


Tras pasar días en aquel pueblo, todo parecía en calma, la verdad es que no había mucha gente justo los días que había llegado la elfa. Isiliel siempre se encontraba con Hallmar, el enano que había conocido el primer día de su llegada. Ese enano que al verlo al cuarto día Isiliel le pidió que le enseñara un poco de esas tierras y… bueno, al final la “abandonó” y la dejó en manos de un elfo desconocido para ella. Isiliel desconfiada no quería ir con él, pero Hallmar insistió y dijo que no pasaría nada malo, así que… no tenía otra, era seguir aburriéndose o ver un poco las tierras donde se encontraba.


Allí estaban los dos elfos, incómodos y tímidos sin saber qué decir, él tan… oculto con su capucha y su costumbre de llevar la cara tapada… La verdad es que daba miedo, Isiliel no se fiaba de él pero comenzó a seguirlo por los lugares a donde le llevaba. Pasaron horas caminando, y gracias a eso por fin empezaron a entablar una conversación decente, como si de dos viejos conocidos se tratase. Isiliel ese día vio muchos lugares espléndidos, bosques, playas, incluso el mar… La elfa estaba tan encantada e impresionada que parecía una niña pequeña con su nuevo juguete.


Tras horas de camino Souma Tetsuya le enseñó el lugar que para él era uno de los más bonitos que conocía. Allí se sentaron y pasaron horas charlando, mientras miraban el cielo estrellado.
Isiliel de pronto despertó de sopetón y ya no estaba en aquel lugar tan hermoso con ese cielo estrellado, si no se encontraba  acostada en la cama de una posada viendo el techo de madera, sola y tapada.


-.¿Dónde estoy?.- La pequeña elfa miró alrededor y reconoció aquella posada donde se había quedado las 3 noches anteriores. Se encontraba en la posada de Heystad. Esta sacó su librito una vez más y comenzó a escribir.


- Ayer conocí al primer elfo del pueblo, la verdad es que me daba un poco de miedo al principio, tan tapado, parecía que no quería que supiera quién era.  Pero después de tanto camino juntos al final hemos encajado bastante bien y el elfo se mostró por fin ante mí.
La verdad es que es muy mono, es tan… diferente, ojitos azules y su pelo negro recogido, no había visto a ningún elfo así. Su carácter es tan divertido y amable que con él no se puede aburrir nadie ¿Cómo podía pensar que ese hombre podría hacerme daño?.
La verdad… Es que no sé si en la playa me empujó él al mar o no, yo creo que sí … aunque me insista que fui patosa.


En el lugar fue muy respetuoso y una conversación bastante interesante a la vez de tranquila. Creo… que me dormí al final de la noche y… ¿Me ha traído en brazos desde tan lejos, en serio? Qué vergüenza… Debo disculparme y agradecérselo. Parece que va a ser un gran amigo.


Souma Tetsuya.


Isiliel al escribir el nombre sonrío levemente y cerró el diario guardándolo en su bolso. Se levantó de la cama y se encaminó al exterior.
-. He de buscarlo para darle las gracias .-




_____________________________________
Cuenta del juego: Isiliel
Nombre del PJ: Isiliel Went Nessa
Raza: Elfa
Sexo: Femenino
Clase: Hechicera.
Retrato Isiliel:
 
Volver arriba Ir abajo
https://www.instagram.com/veroisiliel/
Isiliel

avatar

Mensajes : 26
Fecha de inscripción : 16/06/2017
Edad : 25
Localización : Gran Canaria

MensajeTema: Re: Isiliel Went (La elfa de hielo)    Jue Ago 17, 2017 2:13 pm

                                                                ✿CAPITULO 10
                                                                                   
                                                                Tiempo Fugaz 
                                                            
                                                                           (Resumen de meses del servidor para ponerlos en situación)



Pasaron los meses y ya Isiliel había conocido a mucha gente, algunos ciudadanos, otros algos más altos en escalafón, pero la gran mayoría humildes.

Cada uno era un mundo, había uno disfrazado de oso, otras con ropas extrañas, uno con yelmo pegado… tan peculiares.

Al cabo del tiempo Isiliel había encontrado lo que ella llama ‘una familia’. Siempre estaba rodeada de ellos.

Lisange como una madre para ella, tan cascarrabias con el mundo pero con ella tan dulce, tan protectora. Lucian, su querido maestro en las artes mágicas, fue el que le acogió cuando Isiliel estaba perdida y asustada con la magia.  Arturo, fue el que llegó por último pero es el más estable, más cuerdo, quizás, y siempre salvandolos de la muerte. Por último y no menos importante Souma, había pasado ya tantas cosas con Souma… finalmente el hielo y la sombra se habían fusionado, tan amable con ella, tan cariñoso, protector… Se diría que estaba muy enamorado de ella, y por supuesto también viceversa. El elfo le dedicaba casi siempre que la veía poemas que provenían de sus islas.

Isiliel junto a su gran familia habían compartido aventuras, viajes, problemas, y festejos. Juntos enseñaban a la pequeña elfa las tierras, cosas inimaginables, monstruos, animales que Isi jamás había creído. Souma siempre le dedicó tiempo a llevarla a lugares bonitos, y así descubrieron el sitio preferido de ellos… Un gran árbol donde se podían ver tantas tierras, cascadas y árboles… Allí se reunieron días, tardes y noches para hablar de todo lo que se avecinaba y todo lo que vivían.

Era curioso, pero jamás pensó en ello hasta que cayó en la cuenta, no conocía el pasado de ninguno de ellos, ni ellos el de Isiliel (aunque imposible ya que no recordaba nada).

Lo días pasaron y los lazos se estrechaban más y más, quizás diríamos que Isiliel no podía estar sin ellos, se sentía vacía. Con el paso del tiempo Lucian le había contado todo su pasado, tan abrumador… tan duro  que Isi no quiso preguntar más de ello y simplemente sellarlo en un abrazo entre silencio. Lisange a los pocos días también contó su pasado a ella y Souma por una metedura de pata del elfo, Isi se sintió tan congelada que jamás quiso sacar el tema a Lisange, ya que imaginaba que era insuperable. Por último Souma, la verdad es que de Souma la elfa no conoce mucho de su pasado, ya que a éste le cuesta mucho expresarlo, pero sí que pudo contarle que sus padres fueron asesinados brutalmente y que necesita una venganza. Y aún así… Isi no ha podido contar nada de ella por falta de memoria, algo muy frustrante para ella.

Isiliel cada vez se había hecho más fuerte, había pasado de no saber nada… sólo contar cuentos, a ser una hechicera hecha y derecha. Al principio tuvo problemas con exteriorizar sus sentimientos, ya que había gente que intentaba pisotearla y ella por rabia no podía permitirlo, y así fue cuando quemó un árbol de forma descuidada por sus impulsos, pero juró que se mantendría estable.

Y así es como comenzó la vida de la pequeña elfa en las nuevas tierras, pero no sabía que se avecinaba muchos problemas para ella y su familia.



_____________________________________
Cuenta del juego: Isiliel
Nombre del PJ: Isiliel Went Nessa
Raza: Elfa
Sexo: Femenino
Clase: Hechicera.
Retrato Isiliel:
 
Volver arriba Ir abajo
https://www.instagram.com/veroisiliel/
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Isiliel Went (La elfa de hielo)    

Volver arriba Ir abajo
 
Isiliel Went (La elfa de hielo)
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 2.Ir a la página : 1, 2  Siguiente
 Temas similares
-
» Cristal hielo
» Elemento hielo y dragon
» Sable de Hielo by Blizzard
» Poción de hielo y fuego [Privado Kotake]
» Mapa de la Ciudadela Corona de hielo de Epic War..

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Reinos del Caos - Servidor de Rol de NWN :: Rol :: Génesis de los Héroes-
Cambiar a: